Actualidad

Se distingue barista en coffee shop puertorriqueño

Este es el tercer reportaje de la serie ''Ellas se apoderan de la industria'', que cuenta la historia de cinco mujeres destacándose en la gastronomía de Puerto Rico.

Lusitano1

''Prefiero tener varones porque es más fácil bregar con varones'', comentarios como estos escuchó la barista, Yelixa Feliciano, en los comienzos de su profesión. Que a la vez le motivaron a continuar en la búsqueda de empleo y hoy la hacen parte del coffee shop puertorriqueño Baraka Coffee Co.

En Baraka Coffee Co, localizado en la Avenida Kennedy y Santurce Pop, Feliciano encontró un espacio libre de prejuicios, en donde brilla por su atención al cliente y habilidades en latte art (técnicas con leche para crear diseños).

''Cuando yo comencé se me hizo un poco difícil conseguir trabajo, porque en casi todo coffee shop eran hombres. Pero seguí buscando hasta que conseguí trabajo y de verdad que cada uno me sirvió de experiencia y crecimiento'', relató.

''Ahora tú ves que hay muchas mujeres en la industria, antes eran poquitas''.

barista (Foto por Perla Alessandra Hernández)

 

Feliciano, quien también estudió fotografía, se interesó en el café en sus años como universitaria. Para ese momento trabajaba en una popular cadena internacional de café y se vio atraída por la industria local de café y su historia.

Una vez decidió estudiar en la Escuela de Café y Barista, se enamoró de su ahora profesión.

''Me decía: quiero aprender sobre el café. Pero se veía difícil y me daba miedo. Así que empecé a trabajar en esta popular cadena y luego decidí entrar a la Escuela de Café y Barista para conocer más sobre el café local'', sostuvo.

De acuerdo a la barista de 26 años, lo más que le gusta de su rol profesional es la relación que crea con cada cliente. ''Uno conoce distintas personalidades y vas educando al cliente''.

En el establecimiento se sirve café de fincas puertorriqueñas, cuya selección de granos y proceso de tostado son hechos allí mismo. Además, se pone en práctica el arte del latte con las técnicas de la experta, entre sus diseños destacan tulipanes y cisnes.

''En Baraka me dieron la lo oportunidad de conocer más. Ellos ahora mismo son parte de mi familia'', sostuvo.

Para aprender más del tópico, la barista ha participado en competencias nacionales como el Coffee & Chocolate Expo.

Y llegó María…

Tras el paso del huracán María muchos comercios en la Isla se vieron forzados a cerrar sus puertas por daños estructurales, falta de energía eléctrica y agua potable, afortunadamente este no fue el caso del coffee shop.

Feliciano logró recuperar su empleo, pese a que este depende del café, uno de los cultivos más afectados por el fenómeno.

Si bien la producción de café puertorriqueño podría tardar entre 3 a 4 años en resurgir, Baraka Coffee Co. aún cuenta con reservas para seguir sirviendo al público, según la joven.

''Hay reservas y nos vamos a defender. En el caso de nosotros, porque se tuesta por pequeñas cantidades, tendremos para las tazas'', garantizó. 

De igual modo, otro evento inesperado pasó en la vida de la barista después del fenómeno; el 17 de octubre se estrenaría como madre al dar a luz a una bebé de nombre Lua.

Tanto su rutina personal como profesional dieron un giro, empero, con el apoyo de su esposo, madre y compañeros de trabajo ha podido adaptarse.

''Mi vida cambió por completo. Soy madre lactante y es bien sacrificado por el apego con bebé, pero no imposible''.

La profesional, prolactancia,  aconseja a otras mujeres alimentar a sus hijos con leche materna.

 

Ve parte del reportaje aquí:

 

 

 

Para leer los otras historias:

''La mujer sí puede hacer agricultura''

La mujer detrás de los ''food trucks''