Actualidad

Vino, comida y sabores: cómo lograr el maridaje perfecto

Las cosas siempre pueden ser mejores y estas combinaciones lo demuestran. ¡A disfrutar!

Lusitano1

Un buen vino se puede tomar solo, pero si lo acompañamos con un plato delicioso, ambos se potenciarán para revolucionar tus papilas gustativas.

Sabemos que hay muchos tipos de vino: están los tintos, blancos, espumosos, de cuerpo más ligero o de sabor más intenso. ¿Cuál es la mejor combinación para cada uno de ellos?

Para que se puedan guiar, vamos a ejemplificar con los vinos más conocidos. Por ejemplo, el Chardonnay. Este vino blanco es el mejor compañero para pescados ahumados y grillados, y también se puede usar para acompañar carnes blancas, pastas y comida picante.

Al igual que el Chardonnay, el Sauvignon Blanc suele ir muy bien con los mariscos y en este caso, el maridaje perfecto sería con un buen ceviche, pescados a la plancha o alguna preparación con queso de cabra.

Si eres más de tintos y fanático del Carmenere, puedes preparar carnes rojas con vegetales asados, comida oriental o una gama de recetas italianas, como pizza o pastas. Todos esos platos irán perfectos con esa cepa.

¿Una copa de Pinot Noir? Al ser un vino tinto de cuerpo más ligero, las recetas que lleven ave, carne o salsas son perfectas, eso sí, evita las que contengan tomate o derivados. Como se especifica en el libro Chile, Tierra de Vinos, las salsas que vienen mejor son las en base a hongos.

De los tipos de vino que exiten, el Cabernet Sauvignon es de los más cotizados. Es un vino de gran cuerpo, estructura y taninos fuertes, con una clara acidez y niveles de alcohol de medios a altos, y al tomarlo junto a carnes de pavo, ciervo, jabalí o conejo, se puede sentir esa potencia.

Si quieres tomarlo con algo dulce, lo mejor es el chocolate amargo, así se hace un contraste entre sus tonos florales y la acidez.