Actualidad

Joven agroempresaria apuesta a la industria del cabro

Busca impulsar el desarrollo económico de Puerto Rico.

Lusitano1

Con el fin de promover la industria de los rumiantes en la Isla y los agricultores que se dedican a esto, la agroempresaria Isamel Hernández celebrará un nueva edición del Festival Nacional del Cabro.

Desde hace cinco años Hernández se ha dedicado a la producción de eventos relacionados a la agricultura y la cultura con su compañía Meyta Casa Productora. En esta ocasión, producirá la undécima ocasión del festival.

“Desde que inicié mi compañía de producción a los 23 años, tenía claro que quería trabajar con la cultura de Puerto Rico. Pensar que tengo la oportunidad de dejar un legado cultural y fortalecer nuestras tradiciones, lo siento como una responsabilidad y quiero que otras personas aprendan la importancia amar nuestra tierra y que comprendan que sin agricultura no hay comida”, expresó.

Esta fiesta de pueblo, que se realizará en el Paseo Tablado de Guaynabo el domingo 19 de agosto, las personas podrán disfrutar de exhibición de cabros, artesanías, productos agrícolas y todo lo relacionado a los pequeños rumiantes.

Industria Cabro en Puerto Rico

En Puerto Rico hay registrados 235 capricultores. Pero, la producción de carne de cabro y cordero no supera el 10 por ciento de la demanda para cubrir el consumo. Lo que representa aproximadamente menos de medio millón en ingresos bruto al sector agrícola del País, según datos del Departamento de Agricultura.

Según el capricultor, Carlos Díaz, en los pasados años, la producción nacional de carne de cabros y cordero ha bajando de un 23 por ciento a un tres por ciento, a pesar de un aumento significativo en el consumo de estas carnes localmente.

“Algo curioso es que muchas personas les gusta consumir carne y productos derivados del cabro y están dispuestas a pagar por nuestro producto. En la Isla se produce aproximadamente 270 mil libras y esto podríamos aumentarlo”.

Al igual que otros sectores agrícolas, la industria de los pequeños rumiantes se han visto afectada por el paso del Huracán María, así como diversas situaciones económicas como los altos costes de producción, del alimento y la competencia de las importaciones.