Actualidad

Haciendas de café que han salido adelante después de María

El público puede disfrutar de recorridos históricos y aprovechar su tacita de café

Lusitano1

Hace varios años algunas haciendas de café de Puerto Rico comenzaron a ofrecer recorridos de café, pero yo me entero D.M. (''Después de María'', ya saben). Ya que el café tarda más de dos años en darse, quise averiguar qué haciendas estaban ya abiertas y ofreciendo recorridos. Escogí tres haciendas, de los pueblos de Adjuntas, San Lorenzo y Lares.

A quien le guste el café sabe que el de Puerto Rico es de excelente calidad y nada ha podido matar las ganas de lucha de los empresarios y caficultores del café borincano.

En el área centro-oeste de Puerto Rico, reconocida por su café, está la Hacienda Tres Ángeles de Adjuntas. Una finca agro-turística certificada por la Compañía de Turismo de Puerto Rico y reconocidos por la Organización Mundial de Turismo de las Naciones Unidas como Campeones Mundiales de turismo en el 2015. Esta hacienda es de las pocas que quedó bastante en pie luego del ''suceso'' y de donde se suplen otras marcas de café.

Aprenderá sobre los diferentes tipos de café, cómo se siembra, los frutos que se pueden sembrar alrededor, trucos de agricultura, prácticas sustentables (como las placas solares), la historia del café y de Adjuntas. Además, podrá ver el impresionante cuarto de maquinaria que se utiliza en el proceso. Trabajan specialty coffee, café de origen único arábiga/caturra, café de primera clase.

Hacienda Tres Ángeles. Las haciendas puertorriqueñas han podido rehacer sus labores tras el paso del huracán María.

Se camina de dos a tres horas, y al final le dan una tacita de café y una merienda de 15 dólares por adulto. Cuentan con un restaurante que sirve comida criolla casual, tienen batidas, postres y bolsas de café para la venta. La vista de esta hacienda está a otro nivel y si llega temprano puede aprovechar el área sin el corillo de gente. Los recorridos son los sábados a las 10 a.m. y para reservar se puede comunicar al (787)-360-0019 o visitar sus redes sociales en Facebook y Twitter.

Pero no todas las haciendas están en el área oeste y centro de Puerto Rico, el área este también tiene lo suyo, evidenciado en la Hacienda Muñoz de San Lorenzo, la tierra del que nunca envejece y está duro como el cemento de Ponce: Chayanne. Esta hacienda está en pie, ya que almacenan café y su organización es impresionante.

La historia de esta hacienda comienza con una familia que ofrecía servicios de catering hasta que montaron el Restaurante Yiya’s. En los Centroamericanos del 2010, ellos alimentaron a los atletas y el señor Muñoz aprovechó la oportunidad. Nació la hacienda que cuenta con un espacio hermoso para actividades privadas, Doppio Café, Amanda’s Wood, una villa que todavía le faltan unos detalles por arreglar luego del suceso y por supuesto, Yiya’s.

Conocerá la historia del café desde sus origines en Etiopía, cuáles son las zonas cafetaleras, la composición del fruto, sobre la flor del café, los detalles de la siembra, el cuidado y el beneficiado. Esta hacienda también trabaja specialty coffee (ya que el término gourmet es para comida, no bebidas).

Hacienda Muñoz

Recomiendo que pasen por el Restaurante Yiya’s luego del recorrido, es excelente, el servicio, la comida, tienen cerveza de café, que ellos hacen, y flan de café, que le ronca la manigueta a cualquiera (pregunten por Cheito).

Visite su cuenta de Instagram y para reservar llame al (939)-274-2233, los recorridos se ofrecen durante el fin de semana a las 10:00 a.m. y a las 2:00 p.m. por $15 cada adulto.

He dejado la Hacienda Lealtad de Lares para el final porque esta experiencia es diferente.

Se llega al Café Bistro Lealtad para estacionar su auto y de aquí toma una guagua que lo lleva a la hacienda. El Café Bistro tiene un salón interior y un balcón con vista (pruebe el tres leches de café), más una terraza con una barra y música.

Llegas a una puerta que parece de novela de ''Televisa'' y cuando entras es como si hubieras viajado en el tiempo. El recorrido se centra en la historia de la hacienda desde sus comienzos cuando un hombre francés la construyó en el 1828. Se habla de cómo pasó a manos españolas, los distintos nombres que tuvo y cómo en el 2007 terminó en manos puertorriqueñas. Ellos sufrieron muchas pérdidas, de sus 600 cuerdas que estaban llenas quedaron solo 25,000 plantas de café y terminaron con más de 5 pies de fango, pero uno ni se entera de verlo.

Hacienda Lealtad

La hacienda cuenta con el edificio principal que tiene una oficina, un espacio para actividades privadas y el museo que tiene el comedor de José De Diego. El edificio en el que se trabaja el café, los cuartos de los esclavos que serán los cuartos del hotel boutique que abrirá para diciembre o enero. Un café y un restaurante con vistas al río.

Puede visitar sus redes, Facebook e Instagram, llamar al (787)-897-818 de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. para reservar el recorrido que esta? en $18 por adulto.

En conclusión, en estas tres haciendas quedan las ganas de salir adelante, lo que significa que queda esperanza y esperan el apoyo del pueblo boricua.

 

Notas relacionadas: