Actualidad

Invento promete menos desperdicios a la hora de comer helado

Fue creado por dos jóvenes emprendedores

Lusitano1

Dos jóvenes estadounidenses son los inventores de un anillo comestible que evitaría que el helado se derrame en la manos.

Los anillos, a base galleta, fueron creados por Sam Nassif y Oliver Greenwald, de 17 años, a quienes se les ocurrió la idea como parte de un proyecto escolar.

Luego de patentizar el concepto en el 2015, los estudiantes recaudaron dinero para hacer realidad el producto.

View this post on Instagram

The Drip Drop in action!

A post shared by Sam and Oliver (@the_drip_drop) on

Aunque por el momento venden el anillo comestible solamente a heladerías locales, el dúo busca aumentar la producción de la galleta para vender a comercios grandes.

Notas relacionadas: