Actualidad

Concha & Flori: vivo el sabor de antaño

Las memorias de antaño arropan el paladar de los comensales en el restaurante ubicado en calle Tetuán del Viejo San Juan

Lusitano1

Inspirada en las recetas de sus abuelitas, Mariel Prieto desarrolló el concepto de su nuevo restaurante Concha & Flori, nombre homónimo de sus abuelas, ubicado en la calle Tetuán 367, detrás del teatro Tapia.

La concepción es cocina puertorriqueña con influencia española a tono con la vibra de la Ciudad Amurallada. “Algunas de las recetas son recetas de mis abuelas o de los platos que a ellas les gustaban”, explicó Prieto, quien se involucra en cada detalle del acogedor espacio decorado con tonalidades cálidas.

Concha & Flori pone a disposición del comensal un exquisito menú que integra deliciosas tapas y aperitivos, como las alcapurrias con una receta especial de su mamá (elaboradas con yautía, guineo verde y carne molida Angus), croquetas de jamón serrano y los montaditos con queso de cabra y una mermelada de chorizo español.

Entre los platos más ovacionados se destaca el arroz con mariscos y el arroz con pollo, el lomo de cerdo con amarillos al almíbar servido con mamposteado, el ceviche y el mofongo que puede ordenarse solo o con NY Steak, ceviche, y camarones.

“Además, contamos con una variedad de ensaladas, alternativas veganas y pescado fresco del día”, describió al destacar que los ingredientes que utilizan son los mejores ingredientes frescos del mercado y productos locales.

Concha & Flori, que ostenta dos niveles y un patio frontal con mesitas al aire libre al estilo europeo, dispone de una cuidadosa selección de vinos y una exquisita coctelería tradicional y contemporánea para todos los gustos.

El Moscow Mule, las mimosas elaboradas con frutas frescas, el tradicional mojito (coco, parcha y Kiwi, etcétera) o Bloody Mary, figuran entre los cócteles más aclamados.

“Aquí lo que queremos es que las personas disfruten de una experiencia completa con el mejor servicio. No se trata solamente de venir a comer, sino de disfrutar a través de todos los sentidos y en la mejor atmósfera. El área del patio con su musiquita también es bien agradable”, destacó la propietaria.