Actualidad

Coa: inspiración taína con exquisito sabor a brasa

El remozado Dorado Beach presenta nuevo concepto culinario atado a su filosofía de la finca a la mesa

Lusitano1

Inspirada en una herramienta que utilizaban los indígenas para cavar la tierra y sembrar, nace la nueva propuesta culinaria del restaurante Coa, establecido en el santuario Dorado Beach, una reserva de Ritz-Carlton en Dorado.

De esta forma, en el otrora Mi Casa by José Andrés, promueven  la cultura puertorriqueña y los ingredientes y productos locales, siempre manteniendo la línea de alta calidad.

“El nombre surge porque en nuestro resort todo está relacionado con algo de actitud o de historia. Coa nos conecta con nuestros taínos porque era la herramienta que utilizaban para sembrar, el equivalente de lo que sería una pala de nuestros tiempos. Es importante porque esto ayudó a que se desarrollara la agricultura en Puerto Rico. De igual forma, la piscina Encanto pool y el Positivo Sand Bar nos conectan con las emociones”, ilustró José Enrique Pedreira, gerente de mercadeo del resort.

Para hacer dicha herramienta, se endurecía el madero aplicando calor. Partiendo de este dato, se desarrolló la conceptualización de la brasa.

“La propuesta la llamamos Mi Brasa, que, básicamente, es un horno al que le podemos poner carbón y leña, y con eso les damos ese último sabor a las carnes y pescados. Se pueden coleccionar platos fuera de la brasa, pero todo va a terminar en la brasa antes de llegar a la mesa, para dar ese sabor único y distintivo”, explicó.

Otro dato interesante es que hay platos que se complementan a la perfección con la cuidadosa selección de vinos de la gran cava.

Algunas de las carnes más ovacionadas, diseñadas por el chef Antonio Pérez, son el filete Tomahawk, de 34 onzas; el Prime Dry Aged New York Strip, de 12 onzas; y el Prime Bone-In Ribeye Steak, de 22 onzas, entre otros sabrosos filetes.

La berenjena rellena de queso artesanal italiano (Eggplant Burrata); el Japanese Wayut Tartare A5; y el Sea Food Platter, también figuran entre los más aclamados por los comensales.

En la cava de la propiedad, el sommelier Jonathan Morán custodia más de 650 referencias, unas 3,600 botellas almacenadas, mayoritariamente de Francia, España y California.

A tono con el concepto del restaurante, recomienda Cabernet estructurados intensos, ya que el enfoque son las carnes a la brasa, y un buen Chardonnay o un Riesling, de Alemania, para acompañar los frutos del mar.

“Coa es una extensión del resort, y las personas pueden venir y sentarse a comer cómodamente en un lugar donde nuestra comida es el tope de línea”, sostuvo Pedreira.

Pero no solo la propuesta culinaria es única, sino también la impresionante vista que, desde allí, se aprecia hacia la costa caribeña.

Sus múltiples espacios separados por puertas corredizas de cristal completo dan la sensación de estar en un lugar distinto cuando las puertas se abren.  

Los comensales pueden acomodarse en el área que prefieran, bien sea en la barra, en el salón principal decorado con tonalidades refrescantes y madera, en las terrazas al aire libre o en el salón privado.  

La atmósfera es elegante, pero, a su vez, “cómodamente casual”, al estilo relajado que distingue el resort.