Actualidad

PROLE: Una propuesta gastronómica de hijos de esta tierra

Un joven matrimonio decidió emprender en la icónica calle Cerra de Santurce con un restaurante que es una carta de amor a Puerto Rico y a la familia

Lusitano1

“Volvimos a Puerto Rico porque toda nuestra familia está aquí.. Mi hermana se compromete, yo odié estar lejos para eso. Nuestro corazón está aquí en Puerto Rico. Prole significa tu descendencia, tu gente, personas con algo en común y ese es el ambiente que queremos crear aquí”. Con esas palabras en un tono de determinación y esperanza, Sarah Santos describe la historia que da vida al restaurante PROLE Cocina & Barra; un proyecto que junto a su esposo el chef José Esteban Rivero establecieron hace un mes en la calle Cerra de Santurce.

PROLE El joven matrimonio trabaja de lleno en el restaurante que describen como su primer hijo.

La pareja, ambos de 29 años, pasan sus días y sus noches laborando en el nuevo restaurante de la vecindad santurcina. No es para menos, pues vendieron su residencia en Filadelfia para —junto a un financiamiento de la banca local— establecer el restaurante que ofrece a sus comensales una oferta variada basada en los productos más frescos que puedan encontrar entre productores locales. Ambos aportan a lo que Sarah llama “nuestro primer hijo” desde sus respectivas áreas de expertise. Él como chef egresado de The Arts Institute of Philadelphia for Culinary Management y ella como profesional en el campo de relaciones públicas y mercadeo donde trabajó con marcas tan reconocidas como Nicole Miller y Free People, así como con The Philly POPS, la orquesta independiente más grande de Estados Unidos.

Rivero cuenta que su amor por la cocina nació de forma espontánea al conseguir un trabajo a medio tiempo como lava platos en el desaparecido restaurante Sangría, mientras estudiaba psicología. “Me gustaba la atmósfera, me enamoré y no miré para atrás”, recuerda el chef, quien partió a estudiar la carrera culinaria en Filadelfia donde ya Santos cursaba estudios universitarios. Sin embargo, el amor por su Isla y su familia los trajo de vuelta. “Nos encanta Santurce”, asegura Santos, quien destaca el auge de la calle Cerra donde las personas encuentran muchas otras experiencias más allá de la gastronomía. La joven sostiene que el arranque del restaurante ha sido mucho mejor de lo anticipado. Cuentan con 13 empleados y trabajan con productores locales como Panoteca San Miguel, Outlet Dairy, Frutos del Guacabo y Rooftop Garden.

PROLE El chef José Esteban Rivero

La frescura de los ingredientes junto a una técnica refinada de cocina se combinan para ofrecer a los comensales una experiencia única. La ensalada de remolacha con queso de cabra y vinagreta de perejil y naranja resulta refrescante, pero con una profundidad interesante; mientras la burrata con tomates heirloom, albahaca y vinagreta de moras con pan es definitivamente una de las estrellas del menú. En el segmento de los platos fuertes incluyen especialidades tales como ñoqui de ricotta con tres tipos de setas: cremini, oyster y shiitake; pechuga de pato sellada con risotto de cebollines, confit de pierna de pato, chalotes encurtidos y cebolleta; y filete de res con succotash y crema de maíz y chipotle. Uno de los platos que se ha posicionado entre los favoritos de los comensajes es el pollo frito que requiere una pre cocción de cinco horas. La carne sale acompañada por un majado de papas y trufas, además de coles de bruselas fritas.

El menú cambia semanalmente para mantener la garantía de frescura.

La propuesta la completa una barra con menú de tapas y una carta de vinos, cervezas y cocteles depurada por el mixólogo Gabriel Rodríguez, actual participante en el World Class Competition. Entre sus cocteles de autor se destacan el Lobo Domésticado, un combinado refrescante de ginebra Hendricks’, licor Ancho Reyes Verde, rodajas de pepinillo, infusión de romero y jengibre, y el TITO PLACITA, a base de vodka Tito’s, Aperol, infusión de jengibre, menta, amargo de Angostura y cerveza Ocean Lab Ruby – entre otros. Como todo en PROLE, hay una conexión con la familia y el nombre de los cócteles corresponden a gustos y costumbres de los respectivos padres de los propietarios del local.

Este nuevo espacio gastronómico fue diseñado por la Arquitecta María Elena Joglar. La inversión total fue poco más de $200,000. Sueñan con expandir al área de la azotea del mismo edificio.

PROLE Cocina & Barra abre para cena martes y miércoles, de 6:00 a 10:00 pm; jueves a sábado, de 5:30 a 11:00 pm. Esperan abrir próximamente los domingos en un horario de brunch.