Actualidad

Promueven iniciativa para que ningún estudiante se quede con hambre

La actividad fue organizada por el grupo ''Come Colegial'' del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico

Lusitano1

Por séptima ocasión, la organización estudiantil Come Colegial del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) celebró su esperado encuentro denominado Final Feliz, en la que alrededor de 500 estudiantes recibieron comida, como parte de las actividades del fin del semestre académico.

“Esta es de las actividades más grandes que realizamos en esta época en la que los estudiantes están tomando sus exámenes finales. Es una oportunidad que tienen de relajarse y disfrutar, sobre todo dar la bienvenida a la Navidad con nuestro almuerzo del Final Feliz. El chef Ángel Soto, de Gourmet Catering, se encargó de preparar el plato principal”, indicó Adariana Feliciano Quiñones, vicepresidenta de Come Colegial y alumna del Departamento de Biología.

arroz

Durante el evento se preparó un menú alterno para los veganos, que contó con la donación de ingredientes provenientes de la finca de don Miguel Soto y su familia del municipio de Lares, junto a la colaboración de la Sororidad Internacional de Educadoras Alpha Delta Kappa (ADK), capítulo Delta. Además, se obsequiaron productos frescos como plátanos, guineos y y calabazas de las Estaciones Experimentales de Juana Díaz y Adjuntas, adscritas al Colegio de Ciencias Agrícolas del RUM.

  • Te recomendamos:

Presentan nueva versión de la Canasta Básica Alimentaria de Puerto Rico

No había sido actualizada desde su publicación en el 2010

El doctor Jorge Haddock, presidente de la UPR, y el doctor Agustín Rullán Toro, rector del RUM dijeron presente en la actividad y durante el evento fueron ellos quienes sirvieron los platos de paella a los estudiantes.

“Parte de la misión de la Universidad de Puerto Rico es que nuestros alumnos cuenten con los recursos que necesitan para que tengan el cuerpo, el espíritu y la mente a nivel óptimo, de manera que puedan lograr su mejor desempeño en su vida universitaria, su aprendizaje y en su desarrollo personal y profesional. Este almuerzo además de ser un compartir, forma parte de un proyecto más amplio, Come UPR, que tiene el propósito de garantizar que ningún estudiante se
quede sin comer. Es un reto que asumimos con compromiso y corazón”, destacó Haddock.

El colectivo universitario Come Colegial inició en el año 2014 en el RUM, iniciativa que se extendió este año a todos los recintos de la Universidad, bajo el nombre Come UPR. La iniciativa tiene el propósito de incrementar los esfuerzos que se realizan actualmente en la institución para brindar mayor seguridad alimentaria a los estudiantes que se encuentran en
precariedad económica.

El proyecto consiste en la entrega de alimentos no perecederos a estudiantes en necesidad, cada dos semanas. Y se sostiene gracias a la solidaridad de empresas, entidades, estudiantes, asociaciones estudiantiles y ciudadanos privados que proveen alimentos de manera gratuita, e incluso mediante la realización de actividades para recaudar fondos. Gracias a ese apoyo también se confeccionan almuerzos gratuitos. Opera bajo un modelo de confidencialidad, en el que no se
divulga el nombre, fotos o videos de los beneficiados y cuya estructura tiene estándares para medir y cuantificar el alcance de las ayudas entregadas a los beneficiados.