Actualidad

Auténtico manjar en ''El Negocio de Panchi''

En una grata tertulia con el chef Francisco Zayas, nos narró la historia del lugar.

Lusitano1

Un 7 de abril, en una pequeña casa de madera y espacio para cócteles en Ponce, nace El Negocio de Panchi del chef Francisco Zayas, comúnmente conocido como "Panchi".

En una grata tertulia con el chef Zayas, nos narró la historia del lugar. Según este, el nombre del placentero restaurante fue sugerido por su esposa basándose en los locales que frecuentan los comercios cercanos, quienes suelen decir: "vamos para el negocio de fulano". Partiendo de esto se decidió bautizarlo con un nombre casual y fácil de recordar.

El chef, quien hace 13 años llegó a Estados Unidos, conoció a su esposa y luego de dos meses se aventuraron a crear este espacio para el deleite de todo aquel fanático del buen comer. Con el paso del tiempo adquirieron el terreno, en donde se construyó la propiedad.

panchi

La atención y alegría de los camareros forman parte de la experiencia. Una vez allí te hacen sentir en casa y te explican con detalle su menú. Luego de conversar sobre la carta, decidimos comenzar por el "tentáculo de pulpo en mantequilla de azafrán". Era tan sútil que, en cada mordisco, sentías que se deshacía en la boca tal como pasa con el algodón de feria. Continuamos con los platos principales exquisitamente elaborados. "Atún con crust de ajonjolí, ensalada tropical y majado de yuca". El crujiente y la suavidad del atún eran una combinación en tu paladar muy armoniosa. Seguido por el "salmón blackened'' en salsa agridulce acompañado de un majado de viandas".

La corteza de la pimienta era ligera y complementa perfecta con la salsa. Culminando nuestro almuerzo, pedimos el aclamado postre, que se ha convertido en el complemento ideal en la gastronomía. El nuestro fue de tres deliciosas capaz de chocolate y en el fondo una sorprendente galleta de avellanas acompañado de un delicioso café negro.

Para que vayas a deleitarte como yo lo hice, El Negocio de Panchi está abierto miércoles a sábado. Domingos desde el almuerzo hasta las seis de la tarde. ¡Qué lo disfrutes!