Actualidad

Ciudadanos salvan cosechas agrícolas del suroeste de Puerto Rico

Cosechas de tomates, pimientos, calabaza, cebolla, plátano y guineos lograron ser rescatadas

Lusitano1

El llamado por parte del Departamento de Agricultura y los alcaldes de la zona sur de la isla para reclutar trabajadores agrícolas que estuvieran dispuestos a preservar las cosechas de las fincas de la región suroeste del país, zona más afectada por la continua actividad sísmica resultó ser un éxito, informó el secretario de Agricultura, Carlos Flores.

Las cosechas de tomates, pimientos, calabaza, cebolla, plátano y guineos lograron ser rescatadas gracias al compromiso y el trabajo de varios ciudadanos que respondieron a la convocatoria por parte del Departamento de Agricultura para trabajar en fincas agrícolas del suroeste de la isla, ante la emergencia que ha causado los recientes eventos sísmicos, especialmente en el sector agrícola del país.

Flores celebró que la respuesta fue masiva y se logró cubrir en su totalidad la demanda de trabajadores. “Yo tengo la gente que necesito. Seguimos cogiendo nombres de personas interesadas en trabajar. Acudieron personas de todas las edades, hombres y mujeres, que se presentaron allí para trabajar”, señaló.

 

Te podría interesar:

Llega a la Isla Nena mercado familiar de alimentos cosechados en Puerto Rico

Vieques se une al programa subvencionado por el PAN

Según el funcionario, al llegar a la finca los ciudadanos recibieron un entrenamiento de 15 minutos sobre el recogido de tomates, para rápidamente levantar dicha cosecha. Para Flores, el suceso "fue algo que me emocionó [pues] levantamos la cosecha con manos puertorriqueñas, como siempre quisimos y la gente sigue llegando”.

Durante estos dos días se reclutaron más de 170 personas, entre los que habían 11 refugiados de Guánica que estaban en el listado y otros 15 del campamento de Yauco, detalló Flores, a la vez que explicó que en el grupo pudo haber otros refugiados que están en otros campamentos que no fueron registrados como tal.

“La idea es seguir ubicando personas que están interesados en ganar dinero, reciben un salario de $7.25 la hora, acumulan bono agrícola, acumulan desempleo, están cubiertos por el Fondo del Seguro del Estado y no pierden sus ayudas sociales”, recalcó.

Flores estimó que la mayoría de estos trabajadores podrían tener trabajo en las fincas hasta el final de la cosecha, durante el mes de marzo, y otros podrían mantenerse laborando en otras cosechas que esté desarrollando esa finca.