Actualidad

5 trucos certeros para “salvar” la comida salada

La sal siempre nos pone algo temerosas a al hora de cocinar. Podemos echar menos o más, pero nada está perdido si te quedó la comida salada.

Lusitano1

Uno de los principales problemas que tenemos al cocinar tiene que ver con dar con la cantidad exacta de sal en el plato que preparamos. A veces sufrimos porque nos quedó simple, pero esto se soluciona fácilmente agregándole más condimento, pero ¿y cuando nos pasamos? Te enseñamos 5 trucos certeros para “salvar” la comida salada que nunca podrás olvidar.

5 ingredientes que sirven como conservantes naturales para tus alimentos

Olvídate de los aditivos químicos y opta por estas opciones naturales

No tienes que halarte de los pelos ni decidir que tu preparación termine en la basura y volver a comenzar otra vez. Solo tienes que ver cuál de las siguientes estrategias te puede ayudar.

1.- Agrega más líquido y reemplaza un poco del salado

Una forma eficaz de “salvar” la comida salada cuando se trata de una sopa o un planto líquido es agregarle más agua a la preparación. Sácale un poco del caldo salado y reemplázalo por agua simple.

2.- Agrégale un ingrediente ácido o dulce

Otra manera certera de que puedas rescatar tu comida si te has pasado de sal es añadirle a la preparación un ingrediente ácido o dulce que neutralice el sabor. Muchos expertos, por ejemplo, logran reparar el daño con una cucharada de azúcar extra que hará contraste con la sal. También puedes agregar un poco de zumo de limón, vinagre, leche condensada, miel o un tomate.

3.- Incrementa el volumen del plato

Como te dijimos desde el principio, no todo está perdido. Otra fórmula perfecta para recuperar la comida salada es agregarle más ingredientes y aumentar el volumen de la misma, obviamente sin echarle más sal. Un ejemplo, es agregar más verduras al guiso y lo salado se perderá entre ellas.

4.- Almidón

El almidón también es ideal para “salvar” la comida salada. Puedes añadirle arroz, pasta o una papa y todo estará resuelto. La papa de por sí es considerada de por sí como una excelente opción para absorber los sabores fuertes.

5.- Saca las verduras y enjuágalas

Otra manera certera para cambiar el exceso de sal en una comida es sacándole las verduras y enjuagarlas en agua. Luego, las pones a hervir y las vuelves a echar en la comida. No has perdido el trabajo. Tu plato tiene solución.

Te recomendamos en video: