Actualidad

Con hambre no hay futuro

Por Denise L. Santos Presidenta Banco de Alimentos de Puerto Rico

Lusitano1

Desde comienzo de este año el Banco de Alimentos y su equipo de trabajo vivieron uno de los capítulos más retantes en nuestra historia de 32 años. Simultáneamente, nos arroparon terremotos que iniciaron a principios de año y una pandemia que aún nos tiene perplejos.

Toda la prensa del país dio cuenta del pánico y la necesidad que se destapó, mientras miles de personas, muchas de ellas de edad avanzada y padres o abuelos con menores, literalmente colapsaron el cuadro telefónico del Banco clamando por alimentos.

Esa realidad no ha cambiado, aunque la política la haya opacado, y es un tema que no podemos engavetar. Esta es la realidad contundente que vivimos y que no queremos mirar ni reconocer:

  • Puerto Rico es uno de los cinco países de más desigualdad socioeconómica del mundo (según el Coeficiente GINI que mide la desigualdad económica entre países)
  • El 48 % de la población de Puerto Rico vive bajo los niveles de pobreza (Censo 2014 – 2018)
  • El 33.2 % de la población sufre de Inseguridad Alimentaria por el acceso limitado, restringido e insuficiente por causas no voluntarias (Instituto de Estadísticas 2015)
  • En Puerto Rico seis de cada diez niños viven en condiciones de pobreza y de estos, cuatro niños viven en condiciones de pobreza extrema.  (Instituto para el Desarrollo de la Juventud).

Estos datos alarmantes e inaceptables cobran vida en las mujeres, hombres y niños que los padecen. Puerto Rico no puede aspirar a convertirse en un País de clase mundial hasta que no atienda con rigor y sensibilidad la pobreza y la desigualdad que nos lacera como pueblo.  Dicen que el hambre se escribe con H, por lo que no se oye, ni se menciona. Nuestra pobreza esta escondida y al enseñar su cabeza de carencias y crueldad insistimos en soluciones temporales sin estudio de causa. Continuamos con el dialogo estéril que no ejecuta acciones probadas instituidas en países que han sido exitosos en el manejo de la pobreza.

Dentro de esta desigualdad los más golpeados son los más vulnerables: los ancianos, los niños y niñas, las mujeres jefas de familia. Son poblaciones cuyas necesidades hemos invisibilizado para sentirnos mejor, para no ver lo que nos disgusta. Tenemos que quitarnos esa falsa venda de los ojos de que “en Puerto Rico nadie pasa hambre”. Con hambre no hay futuro ni progreso. Con hambre, estamos hipotecando el capital intelectual de nuestro futuro. Con hambre, seguimos siendo un país donde reina la desigualdad y la injusticia social.

Entendemos que es una extraordinaria oportunidad para que los candidatos compartan su visión sobre el tema de mayor trascendencia y de mayor impacto social y económico de las poblaciones desaventajadas del país. Merecemos saber los planes concretos y las estrategias de cada candidato a la Gobernación para atajar este insostenible cuadro social.

El Banco de Alimentos de Puerto Rico celebra este 25 de septiembre de 2020, el Día de la Concienciación del Hambre, exaltando la visión de un Puerto Rico Hambre Cero alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible buscan terminar con todas las formas de hambre y desnutrición para 2030 y velar por el acceso de todas las personas, en especial los niños, a una alimentación suficiente y nutritiva.

Si en Puerto Rico no somos capaces de satisfacer la más básica de las necesidades de nuestra población, no seremos capaces de levantar al país, encaminar a las próximas generaciones y lograr un país digno y equitativo.  El momento del Hambre Cero es ahora.

¿Cómo manejar el pollo en la cocina?

Es importante tener un cuidado especial cuando se manipula y prepara pollo.

Receta para preparar empanadas de verduras asadas

Son fáciles de preparar y sorprenderás a la familia

6 errores que estás haciendo mal con tu airfryer y no lo sabías

El uso de aceite correcto es fundamental a la hora de cocinar con tu airfryer

Le podría interesar este video: