Actualidad

Piden a la gobernadora reabrir los "chinchorros"

El representante "Che" Pérez aseguró que "la región oeste es una de las más afectadas"

Lusitano1

Citando la precaria situación económica por la cual atraviesa la región oeste de la isla ante el impacto de la pandemia del COVID-19, el representante José "Che" Pérez Cordero, solicitó hoy, martes, a la gobernadora Wanda Vázquez la reapertura, con estrictas medidas de salud y seguridad, de los negocios conocidos como "chinchorros".

La región oeste de nuestra isla es una de las más afectadas por las medidas impuestas para combatir el COVID-19. Nuestra economía está en peligro por eso solicitamos a la Gobernadora que enmiende la actual Orden Ejecutiva para que se permita las operaciones de estos comercios, los chinchorros. Esta reapertura se tiene que hacer bajo los más estrictos protocolos de salud, incluyendo planes de trabajo desarrollados por expertos como los epidemiólogos y con el apoyo de los gobiernos municipales, pues estos negocios son operaciones pequeñas, generalmente los dueños los administran y hasta los trabajan”, señaló Pérez Cordero, quien representa el Distrito #18 de Aguada, Añasco, Moca, Rincón y Mayagüez.

Estos negocios llevan meses cerrados y muchos de estos no aguantan más y se verán forzados a cerrar operaciones permanentemente, dejando sin trabajo a mucha gente y eso no se puede permitir. Los que operan estos pequeños negocios son padres de familia cuyo único sostén son los mismos. Igual, los municipios reciben ingresos de las operaciones de los chinchorros, ingresos que son necesarios ahora más que nunca para lidiar con la pandemia y sus efectos. La inmensa mayoría de estos chinchorros son establecimientos al aire libre, que pueden operar bajo las normas de otras empresas similares y bajo mucha y continua regulación de agencias como el Departamento de Salud”, agregó el también presidente de la Comisión de lo Jurídico.

De esta manera el legislador se une al pedido que hiciera hace unas semanas el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla, quien también solicitó que se abrieran los "chinchorros".

La economía de Puerto Rico se ha contraído desde el inicio de la pandemia del COVID-19 en marzo. Según datos de la Junta de Planificación, en los primeros siete meses del año las ventas estuvieron 11.4 por ciento por debajo de las del mismo periodo del año pasado. Los comercios pequeños acumulan un descenso en ventas de 21.7 por ciento.

Un "chinchorro" es operado por, usualmente, una sola familia que depende su ingreso de lo que genera el mismo. Aunque no hay estadísticas exactas, entendemos que los negocios chinchorros en la zona oeste emplean entre 3 a 5 mil personas directa e indirectamente; y esos empleos están en peligro.

Le podría interesar: