Actualidad

Cómo pelar un huevo duro de cuatro maneras distintas sin morir en el intento

Existe una variedad de forma de pelarlos sin que se nos desvanezcan en las manos o perdamos pedazos en el proceso

Lusitano1

Los huevos duros son una fuente alimenticia rica en proteínas tanto en la clara como en la yema, así como una fuente vitaminas. Su consumo es recomendable a cualquier edad, debiendo variar en función del resto de alimentos que compongan la dieta, actividad física, metabolismo, niveles de colesterol en sangre, etc.

Así como existen numerosas técnicas de cocción de los huevos duros, de acuerdo a gustos particulares y preferencias, hay una variedad de forma de pelarlos sin que se nos desvanezcan en las manos o perdamos pedazos de ellos en el proceso.

Aquí te presentamos algunos trucos para que esto no te pase:

 

1. Soplando

De preparar un huevo duro para degustación propia, este método podría ser uno efectivo si se hace de la forma correcta. Una vez el huevo esté completamente cocido, retira un pequeño pedazo de la cáscara en cada extremo. Luego, sopla por uno de estos extremos con fuerza hasta que el huevo salga disparado.

 

 

2. Usando un envase de cristal

Esta forma evitará los regueros y los accidentes. Una vez cocido, agriétalo con un pequeño golpe sobre una superficie y mételo en un envase con un poco de agua, sin que esta lo cubra. Una vez en el envase, agítalo con fuerza. Notarás que sacar la cáscara será más fácil de esta forma, al estar completamente suavizada y casi lista para retirar.

 

 

 

3. Con una cuchara

Otra forma de conseguir un buen resultado es realizar pequeños golpes en cada extremo del huevo hasta agrietarlo. Deberás introducir la cuchara entre la cáscara y la clara, con cuidado. Con la presión de la cuchara, la cáscara irá despegándose de forma uniforme.

 

 

4. Agujereándolo con una cuchara antes de echarlos hervir

Para lograr exitosamente este método, haz un pequeño agujero en la cáscara del huevo con una cuchara, previamente a cocerlo, para evitar que lo rompas y se abra mientras se hierve. Una vez el agua esté hirviendo a fuego bajo, introdúcelo lentamente con una cuchara grande, para que no se golpee en el fondo de la olla. Quita el agua y déjalo reposar en un recipiente con agua fría con hielo durante 15 minutos.

 

Le podría interesar: