Actualidad

¿Será seguro comer peces del Pacífico después de Fukushima?

Japón aprobó verter aguas radiactivas de Fukushima al Océano Pacífico, proceso que se espera comience en dos años y dure 30 años. Metro investiga qué esperar.

Lusitano1

Fuertes críticas y dudas han surgido desde que Japón anunció que vertirá al océano el agua contaminada de la planta nuclear de Fukushima, dañada en el terremoto y tsunami de marzo de 2011. Entre ellas, ¿qué tan seguros serán los alimentos provenientes del Océano Pacífico?

El agua contaminada de Fukushima se mantiene en tanques desde el año 2011. Con la previsión de que la capacidad de almacenamiento se agote a finales del próximo año, Japón ha decidido seguir adelante con los planes largamente especulados de verter las aguas residuales tratadas al mar.

El agua contaminada de Fukushima nos invita a replantearnos nuestra relación con los residuos y la contaminación. Pone en tela de juicio el derecho a contaminar que la humanidad se ha adjudicado. Existe una paradoja. Pertenecemos a una civilización que valora la higiene, que promueve la limpieza y la salud humana. Sin embargo, nuestro estilo de vida ha demostrado su capacidad para transformar territorios enteros en vastos y repugnantes vertederos. El agua contaminada de Fukushima es mucho más que una polémica de expertos, nos enfrenta a un profundo debate social.

Franck Guarnieri, profesor de MINES París / Universidad PSL.

"Todas las centrales nucleares y los centros de tratamiento de residuos nucleares vierten efluentes contaminados. Por tanto, la contaminación es global. Esto ya ocurría en Fukushima antes del accidente nuclear. Las consecuencias son políticas y geopolíticas, especialmente con Corea del Sur y China. También son medioambientales y sanitarias. Son una gran preocupación para la industria pesquera y los consumidores", dijo a Metro Franck Guarnieri, profesor de MINES París / Universidad PSL.

Pero, ¿qué opciones existen para resolver este problema? Para Franck Guarnieri sólo hay una respuesta: “Ninguna opción. Excepto seguir almacenando”. El especialista añade: “y esperar un avance científico significativo que permita una limpieza completa. Las aguas de Fukushima ya están siendo sometidas a un complejo tratamiento. Pero aún queda el tritio. El agua se almacena en tanques. Hasta la fecha hay más de mil. Representan un volumen total de más de un millón de m3. El almacenamiento se ha convertido en un reto industrial. La descarga en el mar parece ser la mejor solución", explicó el profesor.

Entonces, ¿será seguro consumir alimentos procedentes del Océano Pacífico? Para el especialista, aún queda mucho camino por recorrer para resolver esta pregunta. "El contaminante que preocupa es el tritio. Los especialistas dicen que no han observado un fenómeno de "bioacumulación" por parte de las algas y los moluscos. Sin embargo, cabe preguntarse qué ocurriría si el tritio se acumulara en los sedimentos y qué forma química adoptaría. ¿Cómo reaccionarían los organismos vivos en la proximidad de estos sedimentos? ¿Cuál sería el efecto del tritio a largo plazo? No lo sabemos realmente. Faltan estudios científicos".

Metro habló con Vlado Vivoda, profesor de Estudios Estratégicos en la Universidad de Deakin, Australia, para saber más.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Vlado Vivoda, profesor titular de Estudios Estratégicos en la Universidad de Deakin, Australia.

vvivoda-4f7142dc5962c1479be5d874770e7758.jpg
Vlado Vivoda, profesor titular de Estudios Estratégicos en la Universidad de Deakin, Australia.

¿Será seguro consumir alimentos del Océano Pacífico?

–Es poco probable que el vertido propuesto de agua radiactiva tratada y diluida procedente de la central nuclear de Fukushima en el Océano Pacífico provoque un cambio significativo en las propiedades sanitarias del marisco destinado al consumo humano. El consenso científico es que el vertido propuesto no supone una amenaza para la salud humana. El vertido es similar al de las aguas residuales nucleares tratadas en otras centrales nucleares de todo el mundo, incluida la costa del Pacífico. Se ha vertido en el Pacífico una cantidad mucho mayor de material radiactivo sin tratar y sin diluir debido a las pruebas de armas nucleares realizadas por EE.UU., el Reino Unido y Francia durante las décadas de 1940, 1950 y 1960.

¿Cuáles serán las consecuencias del vertido de agua radiactiva de Fukushima en el Océano Pacífico?

–El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, calificó de "solución realista" el vertido de agua radiactiva tratada de la central nuclear de Fukushima en el océano Pacífico. El vertido ayudaría a Japón a resolver el problema de la disminución de la capacidad de almacenamiento del agua radiactiva de Fukushima, ya que se prevé que los tanques de almacenamiento se llenen en 2022.

Otro desastre natural podría romper los cientos de tanques que contienen el agua contaminada, provocando una nueva crisis medioambiental.

Japón argumenta que el vertido de las aguas residuales es seguro, ya que son tratadas en un complejo proceso de filtración que elimina casi todos los elementos radiactivos y, además, estarán muy diluidas. Según los científicos, los elementos que permanecen, como el tritio, se consideran perjudiciales para el ser humano sólo en dosis muy grandes. Dicen que, con la dilución, el agua tratada no supone ningún riesgo científicamente detectable. Además, el tritio tiene una corta vida media de sólo 12 años.

Las consecuencias más significativas asociadas a la liberación prevista de agua pueden ser de reputación. La reputación internacional de Japón puede verse dañada, especialmente entre sus vecinos y la comunidad internacional en general. Además, la preciada industria de acabado de Japón puede sufrir un daño de reputación asociado a la percepción de los beneficios para la salud de los mariscos capturados localmente.

¿Qué opciones existen para resolver este problema?

–Japón llegó a la decisión después de examinar cinco métodos de eliminación del agua radiactiva tratada. Un grupo de trabajo del Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI) que recomendó la liberación de agua también consideró la liberación de vapor, la inyección en estratos rocosos muy por debajo de la superficie, el vertido en pozos de hormigón que luego se sellarían, o la combinación con hidrógeno y su liberación a la atmósfera. El grupo dijo que tanto la propuesta de enterramiento subterráneo como la de inyección en la geosfera requerirían la elaboración de nuevas normas legales, lo que llevaría mucho tiempo, mientras que encontrar una ubicación estable era otra preocupación.

Según el panel, la opción del hidrógeno requeriría una inversión masiva y la construcción de instalaciones en el lugar, lo que también llevaría algún tiempo. Por último, la liberación de vapores no resultaba atractiva porque sería difícil vigilar y controlar dónde caía la producción posteriormente. Expertos y grupos ecologistas han discrepado de la insistencia del gobierno japonés en que la liberación de agua en el Océano Pacífico es la mejor solución al problema. Muchos han acusado a las autoridades de ignorar alternativas perfectamente viables por una solución rápida y barata. Los expertos señalan que la opción de construir nuevos depósitos en el emplazamiento, o fuera del perímetro del mismo, y almacenar las aguas residuales hasta que se desarrolle una solución mejor no parece haber sido considerada seriamente por el grupo de trabajo del METI.

#OPINIÓN: “Los peligros de la radiactividad”

Tilman Ruff, médico especialista en enfermedades infecciosas y salud pública, con especial atención al urgente imperativo sanitario planetario de erradicar las armas nucleares.

tilmanruff683x10-d6c4ac09e8680ffb49efa2f625f6ae83.jpg
Tilman Ruff, médico especialista en enfermedades infecciosas y salud pública, con especial atención al urgente imperativo sanitario planetario de erradicar las armas nucleares.

A excepción de los mariscos capturados cerca de fuentes de radiactividad como las centrales nucleares dañadas de Fukushima, a menos que aumenten las fugas radiactivas, la mayoría de los mariscos de todo el Pacífico tendrán niveles de radiactividad inferiores a los máximos permitidos.

Sin embargo, cada aumento de la exposición a la radiactividad incrementa la probabilidad de cáncer y de otras enfermedades, especialmente ataques cardíacos y derrames cerebrales, así como los daños genéticos durante toda la vida de las personas expuestas. Esto es cierto incluso en el caso de exposiciones por debajo de los límites permitidos

En general, las mujeres y las niñas tienen un 40% más de probabilidades de padecer cáncer por la misma exposición a la radiación que los hombres y los niños, y los niños pequeños son 4-5 veces más susceptibles de sufrir daños por radiación a largo plazo que los adultos. Todas las exposiciones a la radiación que se puedan evitar deben minimizarse al máximo, especialmente en el caso de las personas con mayor riesgo.

Una vez liberados en el océano, los materiales radiactivos se propagan ampliamente con las corrientes marinas, y también a través de los peces, mamíferos y aves migratorias. Algunos se descomponen rápidamente, otros muy lentamente. Algunos, como el tritio, se diluyen bastante; la mayoría de los demás, como el cesio 137, el estroncio 90, el cobalto 60 y el carbono 14, se acumulan en los sedimentos del fondo marino en concentraciones miles de veces superiores a las presentes en el agua de mar.

Muchos también se concentran y se reciclan en plantas y animales como los peces, como el carbono-14, que alcanza concentraciones en los peces hasta 50.000 veces superiores a las del agua en la que nadan. Los peces que viven en el fondo marino y los que se encuentran en la cima de la cadena alimentaria, como el atún, son los que presentan mayores niveles de contaminación.