Actualidad

Bares y restaurantes de Nueva York ya no tienen que cerrar a media noche

La Gran Manzana se acerca a la nueva normalidad, y ahora los bares y restaurantes ya pueden continuar con las actividades pasando media noche.

Lusitano1

No cabe duda de que Estados Unidos avanza con un ritmo acelerado a la llamada nueva normalidad.

Las cifras respaldan a las autoridades del gobierno de Joe Biden.

Luego de ser el país más atacado por el coronavirus con 33.28 millones de contagios y 595 mil 242 fallecimientos a causa de la pandemia, el mandatario enfocó sus esfuerzos en la campaña de vacunación.

Y así, hasta el momento, se han aplicado 296.4 millones de inoculaciones entre los ciudadanos estadounidenses. De esta cifra, 168.48 millones tienen por lo menos una dosis, mientras que 135.86 cuentan con el plan completo.

Con el respaldo de estos números, muchos estados han optado por relajar las restricciones, con la firme intención de dar pasos hacia la nueva normalidad.

Nueva York relaja las normas sanitarias

El último en cambiar las normas sanitarias ha sido Nueva York. En esta entidad, los bares y restaurantes ya no tendrán la obligación de cerrar el interior de sus instalaciones a medianoche, en lo que era una de las últimas restricciones a la hostelería que quedaban vigentes de todas las impuestas en la lucha contra el coronavirus.

“Durante mayo hemos dado grandes pasos para la reapertura de nuestra economía, y a partir de ahora vamos a levantar el toque de queda de medianoche para el servicio interior en bares y restaurantes de Nueva York”, indicó el gobernador Andrew Cuomo.

La medida, que ya había sido anunciada con anterioridad, se suma al fin de la limitación de horarios para las terrazas, que ya se decretó en el mes pasado.

Pero eso no es todo. Nueva York también ha levantado las restricciones de aforo que se tenían en la hostelería, el ocio y otros negocios como tiendas minoristas, gimnasios y peluquerías.

Sin embargo, los restaurantes deben mantener la distancia social mínima de dos metros, a menos que los negocios tengan mamparas que aíslen a los comensales.

“Como el resto de hitos de nuestra reapertura, el fin del toque de queda para la hostelería en interiores es el resultado de los neoyorquinos uniéndose, cumpliendo con precauciones y vacunándose, para que podamos derrotar al virus y avanzar hacia una nueva normalidad”, manifestó Cuomo.

Con grandes avances

El mandatario indicó también que la tasa de contagios en los tests de coronavirus ha vuelto a alcanzar un nuevo mínimo desde el inicio de la pandemia en Estados Unidos.

A inicios de semana, la media de las últimas siete fechas se colocó en 0.67 por ciento de positivos.

De esta forma, poco a poco la Ciudad de la Gran Manzana acaricia la nueva normalidad. Ejemplos hay muchos de los habitantes de Nueva York disfrutando de la vida con más relajaciones, a pesar de que la batalla contra el coronavirus aún no está ganada.

Acarician la nueva normalidad

Así, Central Park se parece cada día más a los que fue antes de la llegada el COVID-19. Los neoyorquinos asisten en gran cantidad al parque ante la llegada del verano para realizar diversas actividades, como comer el lunch, hacer un picnic, tomar el sol o hacer ejercicio.

Además, turistas y residentes visitan "Little Island", la nueva atracción a las orillas del río Hudson, donde decenas de personas disfrutan de las bancas al aire libre sin cubrebocas ni sana distancia.

Sin olvidar que Times Square ha vuelto a ser un punto de gran concentración de personas. El fin de semana pasado, que se celebró en Estados Unidos el Memorial Day, visitantes y personas que habitan cerca del famoso lugar aprovecharon para salir a las calles de la Gran Manzana.

Todas estas actividades se dan con la confianza de que hace cerca de un mes, el número de muertes diarias se encuentra por debajo del millar, además de que ya hay grandes ciudades que hilan varios días sin registrar muertes a causa del coronavirus.