Actualidad

Hornos de gas o eléctricos: ¿cuál elegir?

Los hornos de gas y eléctricos son electrodomésticos comunes en cualquier cocina y en este artículo encontrarás una guía para elegir cuál te conviene más.

Cuando estamos buscando electrodomésticos para nuestros hogares, siempre buscamos las opciones más modernas, que nos den los mejores beneficios en cuanto a ahorro energético, rapidez y simplicidad. Pero, ¿qué pasa con los hornos? ¿Por qué aún siguen siendo tan comunes los hornos de gas en una era donde somos más y más dependientes de la electricidad?

Ciertamente, los hornos de gas, a pesar del gran consumo de ese rubro, siguen siendo muy buscados al momento de equipar una cocina. Muchas personas, incluyendo chefs de grandes restaurantes, los siguen prefiriendo, sobre todo por el control de llama (y, por ende, de calor), resultando en una mejor y más certera cocción de los alimentos.

Ventajas de los hornos de gas

Una de las principales, como ya lo mencionamos, es el ahorro energético. Aún cuando el horno a gas puede consumir grandes cantidades de gas dependiendo del alimento que se esté cocinando, generalmente, el costo del gas suele ser más económico que el de la factura de la electricidad.

Además de esto, está el tiempo en que toma calentar el horno previo a que introduzcas el alimento a cocinar. Los hornos de gas suelen ser más rápidos y efectivos en este particular porque el calor de las llamas se irradia instantáneamente, permitiendo ajustar el nivel de calor necesario.

Otra ventaja de los hornos de gas es que mantienen una humedad, producto del vapor de agua que se concentra en ellos, haciendo que alimentos como los panes y las masas queden crujientes pero no secos.

Ventajas de los hornos eléctricos

Por supuesto que los hornos eléctricos tienen sus ventajas. Una de ellas es la correcta distribución del calor, haciendo que los alimentos se cocinen uniformemente. Esto es gracias a que tienen ventiladores en su interior que distribuyen el calor por todas las superficies del horno.

Otra ventaja importante es que los hornos eléctricos, a diferencia de los de gas, logran mantener una temperatura constante conforme se van cocinando los alimentos. También está que los hornos eléctricos, al contar con esa ventaja de la temperatura constante, permitirían la correcta cocción de diversos alimentos al mismo tiempo, a diferencia de los hornos de gas donde hacer eso, conlleva cálculos muy precisos que varían por cada alimento, marca del horno, tiempo que lleva operando, entre otros.

Aunque los hornos de gas tengan a su favor que si falla la energía eléctrica puedes seguirlos usando, los hornos eléctricos tienen la ventaja de que son mucho más fáciles de operar y de instalar, al contrario que los hornos de gas, donde muchas veces se requiere la presencia de un técnico que haga la conexión del gas con el horno.

En definitiva, cada tipo de horno tiene su ventaja y está en cada quien decidir qué le conviene más para su hogar. Ambos hornos tienen sus beneficios y muchas personas incluso gozan de ambos en sus cocinas, ocupando el horno de gas para preparaciones más grandes y los hornos eléctricos para cocciones más pequeñas. ¿Y tú? ¿Cuál prefieres?

Tags

Lo Último

Te recomendamos