Actualidad

Advierten que un tinte para mejorar la apariencia de alimentos puede ser venenoso

Aunque mejoraría la estética podría ser bastante nocivo para la salud

Cuando vamos al super mercado o algún sitio especializado en la venta de alimentos, muchas veces nos enamoramos de la apariencia en que se encuentran ciertas comidas y frutas, estrategia favorita por los establecimientos y vendedores para incentivar la compra, sin importar la calidad de la misma.

El gran problema que esto conlleva es que no solamente puede ser decepcionante cuando se compara la calidad entre la estética y el sabor, sino que varios de los tintes usados para mejorar la apariencia pueden llegar a ser venenosos en mediana y alta proporción, situación que puede derivar en problemas serios para la salud.

Por ello, recientemente la Unión Europea (UE) tomó la radical decisión de eliminar por completo el uso del dióxido de titanio en todo tipo de alimentos, en especial en las golosinas y otros bienes de gran consumo.

Controversia

Se podría decir que “cada quién cuida sus intereses”, obviamente por que la radical decisión beneficiaría a millones de consumidores, pero afectaría a dicho sector empresarial.

Por ejemplo, el Centro para la Seguridad Alimentaria es tajante en advertir los peligros de dichos tintes al catalogarlos como una “sustancia dañina y potencialmente venenosa”, mientras que por parte de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, aseguran que el uso regulado del producto como aditivo de color en los alimentos es “seguro” dentro de ciertas restricciones.

Dióxido de titanio

Para entender un poco sobre su complejidad, resumimos que el dióxido de titanio es un químico inorgánico que sirve como tinte para que los productos tengan una mejor apariencia ante los potenciales compradores-consumidores, incluido el blanqueamiento de los mismos.

Kelly Johnson-Arbor, toxicóloga del Centro Nacional de Intoxicaciones, explicó al medio Health que “las partículas de dióxido de titanio ayudan a que la luz se disperse y se refleje. Por eso, a menudo, lo usamos como agente blanqueador de muchos productos”. Mientras tanto, Paul Westerhoff, ingeniero ambiental de la Universidad Estatal de Arizona, agregó que “otros fabricantes de alimentos usan dióxido de titanio para absorber agua y evitar que la humedad se acumule o se degrade en un producto”.

Golosinas. Agencias

Posible causante del cáncer

El dióxido de titanio es considerado por distintos especialistas y en especial, por una vieja investigación que data de 1985 dirigida a ratones de laboratorios, como un posible causante para que cualquier tipo de cáncer pueda hacer presencia entre los seres humanos, en especial en los pulmones.

Tags

Lo Último

Te recomendamos