Actualidad

El viral y asqueroso acto de un repartidor de pizza porque no le gustó la propina

El hombre escupió el pedido de su cliente y vociferó insultos, por lo que posteriormente lo despidieron

Ollas virtuales entregan droga a domicilio.

¡Todos sabemos que las propinas son una parte especial en la vida de quienes trabajan en la prestación de servicios, como la atención en restaurantes o las entregas a domicilio! Sin embargo, recordemos siempre que las propinas son un gesto opcional y no una obligación, pero, ¿Qué ocurre cuando alguien cruza esa línea de lo inaceptable en busca de una propina?

El impactante incidente de este espacio ocurrió en Kendall, Florida, en Estados Unidos, según reseñó El Clarín. Es un caso que nos hace reflexionar sobre la importancia del respeto y la profesionalidad en la industria de servicios.

Se trata de la historia real de un repartidor de comida, quien al sentirse insatisfecho con la propina que recibió, decidió tomar represalias de una manera chocante.

Recomendados

La situación se desarrolló cuando el repartidor llegó a la entrada de un complejo de apartamentos para entregar un pedido, pero lo que ocurrió después es verdaderamente sorprendente. Molesto por la propina recibida, colocó la bolsa de comida en el suelo y comenzó a vociferar groserías e insultos.

Lo más impactante vino después: el repartidor escupió tres veces sobre la bolsa de comida, mientras miraba directamente a la cámara de seguridad del lugar. Sin mostrar remordimiento, ni arrepentimiento, el repartidor se alejó como si nada hubiera sucedido.

El cliente tomó medidas

Este incidente indignante fue presenciado por el dueño del pedido, un adolescente de 13 años, llamado Elias, que hizo el pedido junto a su madre y dejó una propina de tres dólares. Según el citado medio, el chico dijo a WPLG Local 10, que cree que la actitud del hombre fue por su inconformidad ante la propina, algo que calificó como inaceptable.

Elías quedó conmocionado por la repugnante acción y se preguntó cómo alguien podía llevar a cabo un acto tan despreciable.

Afortunadamente, el chico tomó medidas inmediatas. Contactó al servicio de atención al cliente de la aplicación, les explicó la situación y les proporcionó el video del repartidor escupiendo sobre su comida.

La compañía reaccionó de manera decidida. Elías recibió un reembolso completo y, lo más importante, le informaron que el repartidor involucrado había sido despedido de la aplicación.

Esta historia nos recuerda la importancia de la ética y el respeto en todas las profesiones, incluso en aquellas donde las propinas son una parte importante de los ingresos. La profesionalidad y el trato respetuoso hacia los clientes deben prevalecer siempre, sin importar las circunstancias.

Tags

Lo Último

Te recomendamos