En la barra

Tipos de defectos en los vinos

Conócelos antes de consumirlos.

Lusitano1

Lo que se busca al instante de probar un vino, no es el gusto, más bien saber si está defectuoso. Los vinos son muy exigentes a la hora de ser transportados y almacenados.

No te debe extrañar que las grandes bodegas inviertan muchos recursos en investigaciones para lograr que su vino no se dañe con facilidad, pero a pesar de la tecnología y todos los avances, este preciado líquido sigue siendo uno muy delicado y con gran demanda de cuidados para preservar su calidad. Es por eso que existe la probabilidad de encontrar alguna falla al momento de abrir una botella, ¡y queremos que aprendas a detectarlos!

cena

Los defectos más comunes en un vino son:

1- Vino con olor a corcho: Es uno de los más comunes, tanto así que se estima que el 4 por ciento de las botellas en el mundo tienen este defecto. El vino toma un olor como a cartón mojado. A este defecto se le conoce como TCA (tricloroanisol) y no necesariamente este defecto se deba a que el corcho no era de calidad, hay muchos factores en el cuidado del vino que pueden producir que este quebranto florezca en el vino.

2- Vino está avinagrado: Cuando hueles ese tipo de defecto, la acidez es tanta que es como cuando hueles un pote de vinagre balsámico. Que esperas, corre, ve a tu alacena y huele tu vinagre balsámico, así vas ayudarte a memorizar ese olor y detectarlo en cualquier vino defectuoso que te puedan servir.  Esta falla se relaciona a cuando el vino fue expuesto luego de embotellarse a altas temperaturas y la bacteria acetobacter se propaga rápidamente. Sí, altas temperaturas, como cuando compras una botella y la dejas en el carro -bajo el sol- por mucho tiempo.

3- Vino oxidado: El proceso de oxidación; es en mi opinión la mayor virtud de un vino. Me parece mágico esa evolución del líquido al contacto del oxígeno, pero este contacto debe ocurrir en la copa, no cuando está embotellado. El acercamiento excesivo del vino con oxígeno, produce la oxidación y por ende ese vino ya no te va proporcionar una experiencia agradable al momento de beberlo. Y si te has preguntado por qué las botellas de vino se almacenan acostadas, esta es una de las razones principales, ya que deseamos que el corcho esté lo necesariamente húmedo y expandido para evitar que grandes proporciones de aire estén en contacto con el líquido. Esta falla la puedes divisar por el color terracota que tendrá el líquido y un olor muy fuerte a pasas y a ciruelas maduras.

4- Vino huele a establo: Es difícil no detectarlo, es como si estuvieses en una finca del centro de Puerto Rico, entre caballos, vacas, cabras todos alrededor tuyo. Este defecto es conocido como brett (Brettanomyces). Si te encuentras en un restaurante y tu botella tiene un olor similar, estás en todo el derecho de decirle al mesero. Si en todo caso, ocurre en la casa, esto tiene solución. Solo debes dejar la botella abierta o mucho pasar el vino a un aireador y dejarla reposar hasta que el olor  desaparezca.

Aunque existen algunos otros defectos, estos cuatro son los más comunes. Algo muy importante es que se detectan al abrir un vino o antes de acabar la primera copa. Ningún restaurante te aceptará la devolución de una botella cuando has consumido gran parte de ella.