En la barra

Guitarrista de Enanitos Verdes potencia su familia de vinos

La excelente acogida de sus vinos lo han llevado a realizar su mayor sueño, y ahora presenta cinco productos nuevos

Lusitano1

Algunos lo conocen por formar parte de una de las bandas de rock en español más populares, los Enanitos Verdes, otros por los sabores de sus vinos. El guitarrista Felipe Staiti, potenció en la isla su marca con la introducción de nuevos productos: Vértigo, Euforia, Famiglia Staiti, Santa Donatella y Honor, que al momento ostenta una puntuación de 98 puntos.

Vértigo, con 97 puntos, fue microvinificación en barricas de roble francés y macerado en frío de 10 a 15 días, con bazuqueros y rotación de barricas manuales. Posee una crianza de entre 16 y 22 meses en barricas y 18 meses de reposo en botella.

Euforia, 93 puntos, cosechado manualmente. La fermentación se realizó en tanques de acero inoxidables a temperaturas controladas. La idea es crear vinos florales, no estructurados, elegantes y fácil de tomar.

Famiglia Staiti, prosecco de dominación, Santa Donatella, Pinot Grigio DOC de dominación de origen controlado y Honor con 24 meses en barrica francesa un 40 por ciento y un 60 por ciento guardado en batellas de cristal por 18 meses con 98 puntos. Honor es un blend de Malbec y Cabernet Franc, que completa el portfolio de Felipe Staiti

 

''Este año la gira no será una musical, será de aromas y sabores; es el turno de la Familia de vinos Staiti. En esta ocasión visitaremos Europa, Estados Unidos y América Latina'', comentó el músico.

La excelente acogida de sus vinos lo han llevado a realizar su mayor sueño. Por lo que no solo ha crecido la familia Staiti, con sus nuevos cinco vinos, sino que el Mendocino ya tiene su sueño hecho realidad.

“Siempre soñé con un viñedo, pero tenía que ver cómo iban las cosas; la acogida a mi familia de vinos ha si mayor de la esperada, por lo que estoy más que agradecido”, detalló.

Como buen Mendocino, Staiti no dudó en afrontar el reto que en poco tiempo ha dado satisfactorios resultados, pues la marca ya se distribuye tanto en: Argentina, Puerto Rico, Brasil, Perú, Colombia y algunas ciudades en los Estados Unidos.

“El origen de mi viñedo se encuentra en uno de los lugares más exclusivos de Argentina, que se conoce como el Clos de los Siete. Han sido unas parcelas muy bien seleccionadas con el propósito de que se dé la mejor cosecha para obtener las mejores puntuaciones y lograr un exitoso producto”, añadió.

La buena reputación de los vinos depende grandemente del lugar de dónde nace la uva, el cuidado del viñedo es importante y fundamental para obtener un gran vino, pero también lo es la mano del enólogo en la bodega.

  • Te recomendamos:

Empresa puertorriqueña lidera industria de "snacks" con nuevos productos

Introduce nuevos productos en la isla y llega al mercado de las Islas Vírgenes

Los racimos y las uvas son seleccionados por un grupo de 60 personas, grano a grano. Luego comienza la microvinificación en barricas nuevas de roble francés, con una maceración pre-fermentativa en frío, un suave aplastado de las uvas dentro de los barriles, y la fermentación. Una vez finalizado el proceso, se retiran los sólidos (pieles-semillas) y el vino realiza una crianza durante 18 meses en esos mismos recipientes, comentó Marcelo Pelleriti quien junto a Felipe Staiti dice estar muy satisfecho con sus logros.