Comida Saludable

Seis consejos para rediseñar tu alimentación

En momentos de crisis la población debe modificar los alimentos que consume. La chef Lina Castillo te da unos consejos para poner en práctica.

Lusitano1

La vida y las prioridades -al igual que la economía- cambiaron drásticamente posterior al huracán María. La cocina de Puerto Rico hoy es otra. Nos toca levantarnos y enfrentar con humildad los recursos que tenemos al alcance.

Te comparto consejos útiles que me han resultado súper prácticos, y que valga la aclaración, debemos tener presentes en todo momento, así la abundancia esté presente o no.

1. Alacena al 100%: Aprovecha de forma creativa lo que queda en tu alacena, todo alimento es bienvenido y agradecido. Transfórmalos en suculentos manjares. El amor es un ingrediente clave en la preparación

2. Nutrición en mente: Trata, en la medida que sea posible, de consumir productos frescos. Alimentos que te hidraten y revitalicen, y aquellos que sean duraderos a temperatura ambiente.

  • Frutas, hojas y vegetales. Inclusive, puedes hacer ensaladas con coco seco, papaya verde o madura, mango verde o maduro, zanahoria rallada y hojas mixtas (espinaca, verdolaga, lechuga, estragón o albahaca).
  • Los tubérculos como ñame, batata, papa, yuca, yautía son geniales por su considerable tiempo de vida, sin necesidad de refrigerar. Algunos de estos también se pueden consumir crudos tales como batatas y calabazas. Luego de que hagas tus cortes -rallar es una de mis alternativas preferidas-, déjalos en agua de 5 a 10 minutos para que suelten su almidón. Cuélalo y listo. Puedes ponerlo en ensaladas, arroces, sopas o con tus habichuelas.

3. Hidratación es la clave: Evita excesos de sal, azúcar y cafeína, al igual que alimentos procesados. En muchos sectores el acceso a agua potable está muy limitado. ¡Debemos mantenernos continuamente hidratados! Procura condimentar utilizando especias o hierbas aromáticas que favorezcan la digestión, ricas en propiedades antimicrobianas. Además, aportan increíbles sabores a nuestras comidas. Para alimentos dulces, utiliza vainilla, canela y clavo.  Para salados, orégano, recao, romero, comino, albahaca. Recuerda: ¡lo que esté a tu alcance!

4. Fibra al poder: Elige alimentos ricos en fibra. Una alternativa son las frutas y los frutos secos. Pasas, higos, dátiles, almendras, maní o nueces. De preferencia sin sal o azúcar añadido. ¡Alimentos que cuiden tu salud intestinal! Además, mantén el cuerpo activo (caminar es una buena alternativa para apoyar los procesos digestivos).

did

 

5. No olvides las semillas: Reserva las semillas. Puedes incorporarlos en comidas, tales como las de calabaza y papaya, así como los cítricos. También puedes hacer tus semilleros y comenzar a producir parte de los alimentos. Ahora más que nunca es sumamente necesario.

6. Reduce el desperdicio de alimentos: A veces descartamos cáscaras, semillas, hojas o tallos, sin estar conscientes de que estos también se consumen. Puedes hacer infusiones con la cáscara de china, piña, mangó, guineo y le agregas un poco de clavo y canela, mermeladas, vegetales encurtidos en vinagre, aceite y sal y hasta utilizar el tallo del cebollín y limoncillo para tus guisos o simplemente resembrarlos. Importante: prepara porciones moderadas, lo necesarios para comer durante ese almuerzo, cena u ambos.