Comida Saludable

Conoce las propiedades del ajo

Cocina con ajo y descubrirás un remedio natural para inflamaciones y fortalecimiento de tu organismo.

Lusitano1

Quienes ya están al tanto de las propiedades del ajo, lo consumen crudo. Según expertos, al contacto con el fuego por tiempo prolongado se pierden muchos de sus nutrientes. Este pequeño aliado en la cocina es un mina de oro que tu organismo desea explotar, porque no todas las plantas -sí, de ahí viene– tienen propiedades antiinflamatorias, fungicidas, depurativas y bactericidas. ¡Increíble!

¿A qué se debe esta maravilla? Su poder antioxidante se debe a un compuesto llamado alicina, es uno de los principios activos más importantes, el protagonista al momento de hablar de las bondades de este bulbo. Aprovecha sus virtudes, déjate enamorar por su aroma y hazlo parte principal en tu cocina, ¡notarás la diferencia!

j (Cebolledo |Flickr)

1) Protege el sistema cardiovascular

Si estás con el colesterol por las nubles, ya es tiempo de que añadas al ajo a tu dieta. Esta acción produce que el colesterol no se adhiera a las paredes arteriales, previniendo, además, obstrucciones y arteriosclerosis, ¡un aliado contra la hipertensión!

Todo esto se debe a la vitamina B que contiene, la que, también, reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y del selenio que ayuda a combatir las enfermedades del corazón.

2) Poder multivitamínico

Quizás ya habías escuchado del poder multivitamínico del ajo. Hay quienes lo consumen por las mañanas, como un fruto más de su desayuno. ¿Qué pasa con el aliento? Nada que no se pueda resolver con un buen cepillado y enjuague bucal; cuando es demasiado se puede masticar hojas de menta o tallos de apio. Las fuentes de vitaminas del ajo son la A, B1, B2 y C, lo que traducido tiene relación con prevenir afecciones respiratorias, mejora y fortalece la piel, y previene la congestión, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. ¿Un ajito al desayuno? ¡Arriba las defensas!

3) Digestivo y anticancerígeno

El ajo ya era usado durante siglos por sus propiedades medicinales. No lo dudamos; menos cuando nos enteramos que otra de sus amables propiedades es la protección de los intestinos y la reducción en las posibilidades de contraer cáncer de colon. Cuando consumes ajo se secretan jugos digestivos, los cuales, junto a su acción antibiótica y antiséptica, son efectivos combatientes de enfermedades en esta zona de tu organismo. Sin ir más lejos, se descubrió que las personas que consumen ajo crudo tienen la mitad de riesgos de tener un cáncer al estómago, previniendo, también, el colorrectal. Un potente anticencerígeno reconocido por el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU.

Un pequeño aliado de tu salud que incorporado a tus recetas, o comiendo diariamente, puede ser de gran ayuda -además, si le pones agua, vuelve a crecer-.

Recuerda no abusar de sus beneficios; los extremos no son buenos, tampoco lo son en el caso del consumo de ajo.