Comida Saludable

Sodio y sal no son lo mismo, aprende a diferenciarlos

La sal contiene sodio, pero no es su componente principal

Lusitano1

El consumo de sal es algo que hacemos diario. Es el ingrediente principal para condimentar cualquier comida, pero también es una de los principales causantes de la hipertensión, debido a su nivel de sodio pero, ¿sal y sodio son lo mismo?

Al parecer no.

Al consumir un alimento salado se dice que es ‘alto en sodio’, esto en parte es correcto y en parte no. La sal se compone por 40 por ciento de sodio y el resto por cloruro, básicamente la sal es cloruro de sodio.

Existen diversos tipos de sal: la yodatada, la de mesa y la marina, esta última es la más sana ya que no es tan refinada ni pasa por tantos procesos químicos como la de mesa o común.

Generalmente, la sal puede ser de color blanco o transparente; sin embargo, también hay amarilla, rosa o gris.

El sodio es un elemento químico que regula la presión arterial. Mientras más presencia de sodio haya en algún alimento o condimento (la salsa de soya es rica en sodio) puede provocar una presión arterial alta. El huevo, queso, leche y la carne roja contienen altas cantidades de sodio.

Según un estudio realizado en México, por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, uno de cada cuatro adultos padece hipertensión arterial y no es debido al consumo de sal, sino a una dieta alta en sodio y la falta de actividad física.

A diferencia de lo pensado, la sal no es la causa principal del exceso de sodio. Más del 75 por ciento del sodio consumido en una dieta está presente en alimentos enlatados y comida de restaurantes.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo diario de 2 gramos de sodio, que se traducen en 5 gramos de sal.

La sal solo se utiliza en alimentos pero el sodio también suele estar presente en la industria cosmética y textil.

Te recomendamos en vídeo