Comida Saludable

Cuatro consejos para reconocer un buen aceite de oliva

Inclúyelo en tus comidas, pero ten en cuenta estos tips.

Lusitano1

El aceite de oliva significa un gran aporte para el organismo, debido a que es un alimento rico en vitamina E, la que se conoce por ser un buen antioxidante y por sus efectos positivos tanto sobre la piel, como el cabello; además, contribuye a reducir los niveles de colesterol y disminuye la presión arterial.

El aceite de oliva es uno de los elementos esenciales de la gastronomía española, pero ha dado la vuelta al mundo y muchas personas lo usan en preferencia de otros aceites. Sin embargo, ¿cómo saber cuál es de mejor calidad? ¿en qué fijarse a la hora de comprarlo?

Debes saber la diferencia entre los niveles de virginidadcómo conservarlo sin que pierda el sabor y las propiedades,  entre otras cosas. A continuación te contamos:

1. Debe ser procesado en frío

El proceso para extraer el aceite de oliva debe realizarse a bajas temperaturas, ya que el calor o la exposición a altas temperaturas pueden impedir la obtención de este aceite en estado puro.

2. Extra virgen es mejor

Al mirar la etiqueta de un frasco de aceite de oliva nos debemos fijar si se trata de uno extra virgenvirgen o lampante. El extra virgen es la mejor opción, pues se trata de zumo de aceituna, es más puro y rico en propiedades. El aceite virgen, a pesar de que también es zumo de aceituna, es más ácido. Por su parte, el lampante, es un aceite de oliva de mala calidad que ha pasado por un proceso de refinación, es de color más amarillo y muy ácido.

3. Fíjate en la etiqueta

Como todos los productos la información nutricional es sumamente importante, pero muchas veces no sabemos leer esa información. En este caso, te debes fijar en que diga que el aceite está fabricado con aceitunas, suena evidente, pero créeme que algunos no lo ponen o sólo contienen "extracto de". Otros elementos clave, son la fecha de elaboración y también la fecha de la cosecha, pues mientras más fresco sea el producto, mejor.

4. Olvídate del color, piensa en el envase

El color del aceite no es determinante de su calidad, por lo tanto no te guíes por eso, pero sí preocúpate por el envase que lo contiene. Este debe ser idealmente un vidrio oscuro, o caja, además debe guardarse en un lugar oscuro u despensa para evitar que se exponga al sol.