Comida Saludable

La importancia de leer la etiqueta nutricional

Al leer la etiqueta podemos seleccionar las mejores alternativas para mantener una alimentación saludable y comprar de forma segura y responsable

Lusitano1

El comienzo de un nuevo año es sinónimo de reflexión y resoluciones, pero el 2020 hemos pasado situaciones nuevas, en las que nuestra tranquilidad y salud se han visto alteradas. Es importante tomar el control y volver a nuestra rutina en la medida que podamos.  Bajar esas libritas de más, ponernos en mejor forma, prevenir y cuidar de alguna condición de salud, nos puede causar ansiedad y por eso quizá ingerimos alimentos pensando que son la mejor alternativa. Compramos comidas o ingredientes con exquisito sabor, pero ¿nos detenemos a leer la etiqueta nutricional? Si la respuesta es no, te invito a crear este nuevo hábito saludable.

Todos tenemos necesidades distintas, nuestro consumo de alimentos no debe ser igual, es parte del concepto de individualidad.  Al leer la etiqueta podemos seleccionar las mejores alternativas para mantener una alimentación saludable y comprar de forma segura y responsable. La etiqueta, es la clave, es la radiografía de comidas. Es el medio de comunicación entre el fabricante y el consumidor. Nos permite conocer los nutrientes, ingredientes, origen, fecha de expiración y modo de consumir.

  • Te recomendamos:

Prestigioso restaurante vegano de Caguas remoza menú

El Grifo presentó una nueva temporada en su menú con una experiencia sensorial plant-based

Cada número tiene información importante para nuestra salud, pero si piensas que es muy complicado leer la etiqueta nutricional, puedes comenzar interpretando estos dos renglones:

% Daily Value* – el porcentaje de valor diario. La columna la encuentras, al lado derecho, debajo de las calorías. Si tiene 5 por ciento o menos significa que es bajo en ese nutriente; si tiene 20% o más, es alto en ese nutriente. Por ejemplo, si has visitado una licenciada en Nutrición y te recomienda una alimentación con 10% o menos en grasa, aquí es donde puedes tener la garantía que estas consumiendo lo correcto.

Gramos (g) – es el medidor de nutrientes.  Por ejemplo, si debes consumir 35 gramos en carbohidratos, te muestra la cantidad exacta que contiene la comida que compraste.

La única forma de medir tu consumo diario es mirando la etiqueta, para contar calorías, proteínas, sodio, grasa, fibra, etc.  Si no padeces de ninguna condición, según los profesionales de la salud, una guía de alimentación saludable por día debe ser:

  • menos del 10 % de calorías de grasas saturadas al día.
  • menos de 2,300 miligramos de sodio al día.
  • menos del 10 % de calorías de azúcares añadidas por día.

Es importante conocer que la etiqueta nutricional es un documento regulado, al que tenemos derecho. Pregunta si la tienen disponible, no todas las comidas preparadas cuentan con esta información. A pesar de que cualquier persona puede hacer la etiqueta, lo correcto es que la receta sea evaluada por una dietista certificada y ella emita el documento, los que fabrican la comida no deben cambiar los ingredientes. El objetivo es garantizar que nosotros como consumidores tomemos las mejores decisiones en alimentación de forma segura.