Comida Saludable

Según la ciencia estas son las bebidas más efectivas para hidratarse

Si quieres evitar a toda costa los episodios de sed, conoce las mejores opciones

Luego de los estragos de fin de año, llega a ser vital tomar abundante agua.

Lo primero que hay que aclarar y resaltar, que nadie y ningún complemente puede derrotar al agua cuando se quiere eliminar o evitar la deshidratación y la sed. Aclarado desde el principio dicho punto, es importante conocer algunas alternativas comprobadas científicamente que pueden lograr el objetivo.

Maite Navarro, miembro de la Junta Ejecutiva del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (Codinucova), en España, indica que “el agua es el componente mayoritario del organismo, juega un papel muy importante como termorregulador (mantiene nuestra temperatura corporal), interviene activamente en los procesos fisiológicos de digestión, absorción y eliminación de residuos metabólicos y mantiene las funciones vitales corporales”.

Bebidas que aplacan la sed

Además del agua, las bebidas que pueden aplacar la sed deben de contener una base netamente hídrica. Una buena opción es la leche sola, también las infusiones o agua a la que se añada algún ingrediente que no aporte azúcar y le confiera un sabor agradable, como limón, rodajas de pepino u hojas de menta.

Las frutas y verduras como sandía, melón, tomate, pepino o lechuga también son ideales para contralar la hidratación, ya que todas ellas tienen un alto contenido en agua, por lo que, según comentó Navarro, “su consumo durante los períodos de altas temperaturas puede contribuir a mantener una buena hidratación y evitar la sensación de sed”.

“El líquido representa de manera aproximada un 70% del peso de nuestro cuerpo. Para mantener o recuperar la cantidad necesaria, debe aportarse aproximadamente un 80% a través de agua, y el 20% restante con otras bebidas o alimentos ricos en agua, tales como frutas, verduras, hortalizas, infusiones, caldos leche. Desde edades tempranas debemos estimular y educar a los más pequeños para que el agua sea su bebida principal, tanto durante como fuera de las comidas, en lugar de las bebidas azucaradas, lo que contribuirá a prevenir la obesidad infantil y fomentar unos buenos hábitos”, concluye el especialista español.

Tags

Lo Último

Te recomendamos