Comida Saludable

Dietistas dicen cuáles son los peores refrigerios para la salud intestinal

Especialistas explican por qué afectan a tu intestino y recomiendan evitarlos

Sabemos que a través del tracto digestivo es por donde pasan los alimentos para nutrir el cuerpo. Pero, si quieres un bocadillo o una merienda todos los días, ¿estás pensando realmente en tu salud intestinal?

El yogur, el kimchi y el miso ayudan a la salud del intestino, pero hay otros alimentos perjudiciales, pues muchos de los refrigerios comunes afectan al intestino.

Dietistas explican cuáles y por qué estos bocadillos afectan el intestino

Dulces

“Sabemos que una dieta rica en azúcar tiene muchos efectos secundarios en la salud, pero a menudo la gente se olvida de la salud intestinal”, dice Caroline Thomason, dietista y educadora en diabetes.

“Una dieta alta en azúcar puede alterar el equilibrio de los insectos intestinales buenos y malos y puede contribuir a empeorar los síntomas gastrointestinales como hinchazón, gases, dolor y heces blandas”.

La especialista ofrece chocolate negro para saciar la necesidad de un dulce.

Papas fritas

“Los alimentos fritos como las papas fritas saladas tienen un alto contenido de grasas saturadas y sal”, dice Steph Magill, con más 20 años de experiencia en salud pública y nutrición y CEO de Soccer Mom Nutrition.

“Reducen las bacterias intestinales saludables e incluso pueden provocar más inflamación intestinal”, dice Magil.

Día mundial de las papas fritas.

Patatas fritas

“Los bocadillos como las papas fritas saladas pueden tener el mismo impacto [que las papas fritas] en la salud intestinal”, dice Magill.

“Los alimentos ricos en grasas también tienen un impacto en la ralentización de la digestión, lo que afecta la salud intestinal”.

Galletas de la tienda

“Hay un creciente cuerpo de investigación que muestra que consumir una dieta alta en alimentos ultraprocesados puede tener efectos negativos en la salud intestinal”, explica el doctor Shyamala Vishnumohan, científico de alimentos y dietista.

“En lugar de temer un alimento en particular, observe el porcentaje de alimentos ultraprocesados con los que está alimentando a sus microbios intestinales. Este es un buen lugar para comenzar a reevaluar su dieta”.

Tags

Lo Último

Te recomendamos