Gastronomía

El hamburger: comida icónica de los últimos 100 años

Esta popular receta llega a Puerto Rico en la década de los años 30 de la mano de un ciudadano americano residente en la isla

Lusitano1

La hamburguesa o hamburger es una de las comidas más versátiles, adaptables y reconocidas que existen en el mundo. Sus orígenes, aunque es tema de mucho debate, proviene de la región de Hamburgo en Alemania. Los alemanes de la zona que emigran a los Estados Unidos en el siglo XIX, se llevan consigo la receta del Hamburg Steak (un tipo de tartare de carne de res). Esta receta heredada de los inmigrantes europeos, tuvo su día de gloria en una de las grandes ferias donde un comerciante americano pone una carne cocida entre dos panes y fue un éxito total. Por las próximas décadas, este invento continúo evolucionando en la nación Americana hasta convertirse en el emparedado de carne de res con queso, lechuga, cebollas, y otros complementos que hoy conocemos.

Esta popular receta llega a Puerto Rico en la década de los años 30 de la mano de un ciudadano americano residente en la isla, quien abre su puesto de refrescos y hamburguesas en la calle San Sebastián del Viejo San Juan (hoy conocido como el Patio de Sam). Desde ese entonces para acá, han abierto un sin número de restaurantes especializados y cadenas de comida rápida que sirven el platillo.

La historia del hamburger es parte esencial de este capítulo gastronómico que llevamos escribiendo en los últimos 100 años. Su popularidad a nivel internacional se ha debido, en gran parte, al crecimiento de las cadenas de comida rápida en casi todos los países del mundo. Aunque muchas veces ha sido catalogada como comida chatarra, pienso que si se hace con ingredientes de alta calidad, puede ser una gran experiencia gastronómica.

Los que conocen mi amor por las hamburguesas o me siguen en las redes sociales muchas veces me preguntan por qué me encanta tanto. La respuesta es simple: es una de esas pocas comidas que tienen todos los elementos de lo que compone una comida casi perfecta: jugoso, crispy, dulce, salado y umami. Es más, de pensar en estos elementos, te aseguro que te estás salivando por dentro.

Para lograr que todo burger sea un experiencia culinaria inolvidable este debe tener un buen blend de cortes de carne (chuck, brisket, sirloin) para crear el pattie con un buen balance de grasas y texturas, el pan debe ser brioche o preferiblemente de papa para darle un poco de dulzura (¡y tostadito!), el queso un sharp cheddar para que derrita como debe, el tocino debe estar mega crispy para darle ese toque umami y, muy importante, tener una salsa especial para balancearlo todo.

Esos son los elementos idóneos que mínimo debe tener un buen hamburger. Sin embargo, ya existen muchas variaciones del hamburger original, en las cuales sustituyen la carne de res por pescados, pollo y patties vegetarianos (blend de granos). Todas son opciones exquisitas y que debemos probar en algún momento. Es importante mencionar que, dependiendo la receta de cada cual y los gustos particulares de los comensales, también se le puede añadir lechuga, tomate, cebollas, entre otros complementos. Lo importante es que la carne siempre sea la estrella del espectáculo.

Ayer, hoy y mañana, el poner una carne entre dos panes siempre es y será una de las mejores ideas culinarias que podemos cocinar en casa u ordenar en algún restaurante. Cualquier momento es un buen momento para un buen hamburger.

Cuéntame, ¿cuál es tu burger favorito?

Paul E González Mangual es un escritor puertorriqueño que ama viajar y viaja para comer, y luego comparte historias sobre esas aventuras culinarias en su agencia de turismo gastronómico, FOODIEcations.

Te podría interesar este video: