Gastronomía

Almaviva: Cocina tradicional puertorriqueña a otro nivel

De la mano del chef Alvaro Sosa, el restaurante Almaviva renace en medio de la pandemia Covid-19 con nueva propuesta gastronómica 

Lusitano1

La culinaria se hace arte cuando trasciende a sí misma y logra transmitir una historia, un recuerdo o provocar una emoción. Así podría describirse el esfuerzo del chef Alvaro Sosa de Almaviva, quien asumió el “renacer valiente” del restaurante en medio de la pandemia Covid-19.

Armándose de técnicas tradicionales como la cocción al burén y otros procedimientos modernizados, Sosa logra alcanzar sabores distintivos de la cocina tradicional puertorriqueña que evocan memorias de antaño y esas estampas campestres que tanto añora el paladar.

Para iniciar la travesía, se sugiere la ensalada de langosta servida con arepas de coco;  atún al burén con un crust de semillas de calabaza y ajonjolí; croquetas de longaniza frita; o el tasajo de ternera con berenjena ahumada servido con tostones de arroz y pique de la casa. Todo es sabroso y las porciones son perfectas para compartir.

“Más que un restaurante de cocina tradicional puertorriqueña pensamos en dar al comensal algo distinto con recetas de diferentes sectores. Puerto Rico es pequeño pero aún así hay platos que son conocidos por regiones, como por ejemplo el granito de arroz de Humacao, los buñuelos de Fajardo, y el burén en Loíza… Esos son los sabores que deseo que la gente descubra, de cómo se cocinaba antes en el campo”, destacó el artífice culinario.

Sosa confecciona —magistralmente— carnes en el burén, como el jugoso ribeye, el pollo a la leña, la langosta caribeña y vegetales, entre mucho más.

Los exquisitos ofrecimientos de la carta varían de acuerdo a la disponibilidad de ingredientes frescos. A diferencia de otros restaurantes en la zona turística, en Almaviva todo se hace en la casa, desde el pan, la mantequilla, las salsas y los postres.

“El menú siempre tendrá los favoritos de los comensales pero constantemente vamos a estar añadiendo cosas nuevas”, expuso el cocinero con más de 20 años de experiencia en la industria de hospitalidad y servicio.

Asimismo, enfatizó que está abierto a complacer los antojos de los visitantes.

Para culminar con broche de oro la inolvidable experiencia, se recomienda degustar la cazuela de batatas con marshmallow o la paleta de helado artesanal con popcorn.

El vistoso salón comedor de Almaviva integra una terraza en la entrada, una espaciosa barra, cava y salones para eventos privados.

“Para ofrecer cosas diferentes al público, contamos con una coctelería creativa y moderna inspirada en nuestra cultura y tradiciones, como los cócteles Tirando pal’ monte, por el popular refrán, y Cucubano en homenaje a Tony Croatto”, destacó Raúl Rodríguez, gerente general del restaurante propiedad del licenciado Carlos Aponte.

Almaviva está ubicado en el 1351 de la avenida Ashford en Condado. El horario de servicio es de martes a sábado de 4:00 de la tarde a 10:00 de la noche.  Para reservaciones puede comunicarse al  (787) 936-0055.