Locales

Una revolución con aroma a chocolate

Lo que comenzó hace casi una década atrás como un sueño, se ha convertido en una empresa diversificada que fomenta las practicas más vanguardistas del cultivo del cacao

Lusitano1

Hay lugares que emanan magia desde el momento en que pones un pie adentro hasta el momento que te despides de él. En el pueblo de Arecibo, la Casa Museo Trina Padilla de Sanz es uno de esos lugares con un aura particular. Fue en los predios de su patio frontal, donde grandes ilustres puertorriqueños se reunieron para idear un futuro lleno de luz, para la isla que los vio nacer.

Doña Trina Padilla de Sanz, conocida como la Hija del Caribe, fue una impresionante mujer que dejó una gran huella en la historia de su pueblo adoptivo de Arecibo y en las personas que tuvieron la dicha de conspirar positivamente con ella. Inspirada en historias de mujeres fajonas como Doña Trina, una joven nacida y criada en el pueblo de Arecibo, Decenia Vega Rodríguez, le dio vida a una pasión que latía en lo más profundo de su ser.

Desde temprana edad, los padres de Decenia le inculcaron la importancia de trabajar la tierra para la familia, su comunidad y el mundo. Esta semilla plantada a temprana edad en su alma y corazón, fue la chispa que necesitó para que su adultez le diera vida a su proyecto de vida.

Para el año 2013, luego de haber terminado sus estudios universitarios y habiendo comenzado su carrera como educadora, Decenia decide utilizar como punta de lanza su tesis y darle vida a Semila. Este es un proyecto donde desarrollan fincas de cacao fino a través de la venta de injertos de alto rendimiento, asesoría para agro empresas y la compra del cacao. Desde entonces, esta joven empresaria, se sumergió en el mundo del cacao puertorriqueño para fomentar el desarrollo sostenible de esta industria en el país. A pesar de que ha enfrentado muchos retos, por ser una joven mujer en el campo de la agricultura, Decenia ha perseverado, y con el apoyo incondicional de su esposo Abel Vélez Ruiz, ha logrado crear un impacto positivo en la industria de cacao local.

Lo que comenzó hace casi una década atrás como un sueño, se ha convertido en una empresa diversificada que fomenta las practicas más vanguardistas del cultivo del cacao, cuenta con un centenar de clientes en la industria local y ha expandido exponencialmente sus cuerdas de terreno en los últimos años. Como si fuera poco, Decenia ha ofrecido múltiples conferencias en importantes foros alrededor de la isla y, en la actualidad, ofrece tours del proceso de cacao en su finca.

Sin embargo, su mente inquieta y curiosa no le permitió simplemente mantenerse produciendo un cacao de alta calidad, y en el 2017, convierte su cacao en un chocolate fino de alta calidad al cual le llamaron Cacao 360. Más allá de ser un chocolate, esta marca ofrece una gama de productos derivados del cacao y los cuales te dejarán -literalmente- pidiendo cacao.

Pero ahí no termina su historia.

Armados con el conocimiento, la finca y la experiencia en el mundo del chocolate, a Decenia y Abel, solo les faltaba crear un lugar donde pudieran compartir todos estos elementos bajo una misma bandera. Una idea que andaba dando vueltas en la cabeza de Abel por varios años y que deseaba hacer realidad. Es entonces, cuando le ofrecen una oportunidad de ser parte del barrio gastronómico de Arecibo y se dan a la tarea de buscar un espacio donde pudieran hacer realidad esta nueva fase de sus vidas. En su búsqueda, se toparon con un lugar con historia, cultura y magia, la casa de Doña Trina Padilla de Sanz, y de la cual se enamoraron para que fuera la sede de Cacau Chocolate House. Esta es una chocolatería que le rinde tributo a la tierra, a sus frutos y a la herencia culinaria del grano del cacao y el proceso de hacer un chocolate de excelencia.

Las historias de Doña Trina (Hija del Caribe) y Decenia (Hija del Cacao) se entrelazan ya que ambas han sido mujeres de vanguardia en sus campos. En sus tiempos la casa de Doña Trina fue la sede de importantes acontecimientos patrióticos y ahora con Cacau Chocolate House, este espacio de reinventa y comienza una nueva revolución de aroma y sabor.

Paul E González Mangual es un escritor puertorriqueño que ama viajar y viaja para comer, y luego comparte historias sobre esas aventuras culinarias en su agencia de turismo gastronómico, FOODIEcations.

Le podría interesar: