Mundo

La serie que tienes que ver si te gusta viajar para comer

Luego de un episodio, te vas a enamorar de esta serie.

Lusitano1

Si hay algo que a todo amante de la gastronomía le encanta hacer es alimentar su imaginación con lugares a visitar. Hoy día, en las redes sociales uno puede encontrar un sin número de opciones, ver sus fotos y salivarse con video cortos, pero no hay mejor enganche que ver en vivo y a todo color a un ser humano viviendo la experiencia culinaria.

Uno de los propulsores de este movimiento de turismo gastronómico en la pantalla chica lo fue Anthony Bourdain. Este chef viajó el mundo, comiendo y entendiendo los problemas sociales y políticos de muchos países, creando conciencia y entusiasmando a toda una generación a visitarlos simplemente para comer. Por muchos años, Bourdain nos estimuló la mente, el paladar y el corazón con sus aventuras. Luego de su partida, dejó un gran hueco en este espacio para todos los que nos gusta comer y comemos para viajar.

Para beneficio de todos nosotros, un inesperado jugador entró a la arena a llenar el gran espacio que dejó el fenecido gastrónomo y, en el 2015, nace la serie I’ll Have What Phil’s Having en PBS. Esta es protagonizada por el actor, productor y escritor neoyorquino Phil Rosenthal. Este es mejor conocido por ser cocreador de la famosísima serie de televisión Everybody Loves Raymond, protagoniza por el comediante Ray Romano.

Desde muy joven, Phil siempre ha sido muy curioso cuando se trata de comida. Esa característica, en conjunto con su simpática y carismática personalidad, le da una dimensión muy fresca y peculiar al mundo del turismo gastronómico. Luego de su temporada debut, la serie de PBS y ganadora de un James Beard Award, fue mudada a uno de los grandes servicios de streaming, Netflix, ya que los altos costos de producción ameritaban un padrino con bolsillos grandes. Fue así como nació, en el 2018, Somebody Feed Phil.

Esta nueva serie, que continúa el mismo estilo y formato de su precursora, lleva a Phil a viajar por todo el mundo comiendo, tanto en los mejores restaurantes del mundo como en humildes puestos de comida callejera. Su inclusión y empatía con todas las personas que aparecen en la serie le da una cálida humanidad a cada bocado. Más que un programa de gastronomía, esta serie es una gran forma de llevar el mensaje de que a través de la comida podemos entendernos mejor, respaldar una comunidad y unirnos como una gran familia global. El protagonista siempre deja sentir su trasfondo en novelas televisivas con su forma de hablar, sus comentarios cómicos y sus notorias muecas. Luego de un episodio, te vas a enamorar de su personaje y estilo.

Somebody Feed Phil ya cuenta con 17 episodios (aproximadamente de 50 minutos cada uno), tres temporadas y un libro en desarrollo. Durante estas sagas Phil ha viajado para comer a: Lisboa, New Orleans, Tel Aviv, Ciudad de México, Saigón, Bangkok, Venecia, Dublín, Buenos Aires, Copenhague, Cape Town, Nueva York, Montreal, Marrakech, Londres, Seúl y Chicago.

Durante cada episodio, el protagonista y su equipo de producción, dividen el tiempo entre experiencias culinarias, contar la historia de algún chef o persona de la industria, apariciones de personalidades de Hollywood y en resaltar algún proyecto de impacto social en la ciudad que visitan. Al final de cada episodio, hay un segmento muy emotivo donde Phil hace una video-llamada a sus padres para contarles su experiencia, enseñarles algo que se comió y contar alguna anécdota de su viaje.

Mientras todos los foodies hablan de las famosas series de Netflix Chef’s Table y Crónicas del Taco, casi desapercibida y por debajo del radar se encuentra Somebody Feed Phil. Créeme que, si eres fanático de la comida, de viajar, de las novelas televisivas o de las tres, esta serie va a ser una de esas que nos vas a poder despegarte de la tele hasta terminarla.

Te va a gustar tanto y tanto, que la canción de introducción se te va a quedar en la cabeza por días.

Paul E González Mangual es un escritor puertorriqueño que ama viajar y viaja para comer, y luego comparte historias sobre esas aventuras culinarias en su agencia de turismo gastronómico, FOODIEcations.