Bebida

La ''leche dorada'' más sabrosa que podrás preparar

Ayuda a reducir dolores musculares y es muy buena para la digestión.

Lusitano1

Me confieso: soy una cafetera de clavo pasado. Me fascina el café, su aroma y que sea la excusa perfecta para una buena charla. Sin embargo, reconozco que a veces resulta muy agresivo para nuestro delicado sistema. No es novedad que el café es muy ácido y sumamente adictivo.

Decidí alternarlo con la popular “Golden milk” o leche dorada. Y no imaginan, comenzar el día con esta tacita es toda una experiencia religiosa.

Comencemos por el nombre. Lo de “leche dorada” es a causa de la pigmentación natural provocada por la cúrcuma. Pero más allá del detalle estético que le da a la taza, esta raíz , muy parecida al jengibre, es un súper antiinflamatorio. ¡Y es totalmente natural! Ahora, muy importante destacar, que si combinamos la cúrcuma con un toquecito de pimienta, sus niveles de absorción aumentan considerablemente.

Hoy te comparto una receta rápida que puedes hacer para comenzar una mañana vigorosa o para cerrar tu día con broche de oro. Es tremendo digestivo y antiinflamatorio. Sugiero hacerla con leche vegetal, por aquello de continuar tratando a nuestro cuerpo con cariño, respeto y buen ánimo (la leche de vaca es bastante inflamatoria y crea mucosa en nuestro sistema -entre muchos otros efectos adversos-). La que desees: coco, almendra, cashews o ajonjolí.

¡Qué la disfrutes! Es todo un deleite a los sentidos.

Receta

¿Qué hago?

2 tazas de leche vegetal

¼ cdta canela en polvo

½ cdta cúrcuma en polvo (si deseas el sabor a cúrcuma más leve, puedes reemplazarlo por ¼ cdta)

¼ jengibre en polvo

1 pizca de clavo en polvo

1 pizca sal de mar

1 cda maple syrup

¿Qué necesito?

Mezclar todos los ingredientes con la leche fría.

En una cacerola calentar hasta que alcance su punto de hervor.

Servir y disfrutar.