Postre

Mousse de cacao, café y china con solo cinco ingredientes

El ''mousse'' más rápido, fácil y saludable que jamás hayas hecho.

Lusitano1

Preparar postres muchas veces es sinónimo de precisión, perfeccionismo y -tristemente- de altas dosis de azúcar refinada (sustancia sumamente adictiva con efectos adversos en nuestra salud).

Con esta receta podrás explorar una realidad completamente diferente. Tendrás a la mano una guía para hacer el postre que más se ajuste a tu paladar. Comencemos por el dátil. El dátil pasó de estar en las góndolas exclusivamente durante la temporada navideña a ser un producto fijo en toda alacena saludable. Se considera excelente fuente de fibra -¡ponle fin al estreñimiento!-, vitaminas y minerales. Si bien es cierto que es alto en azúcar, es el azúcar en su estado más puro, sin blanquear, sin refinar y sin perder nutrientes.

En la receta, que hoy les comparto, se convierte en un ingrediente fundamental puesto que más allá de otorgar el tan necesario dulzor, aporta textura y consistencia al mousse (importante, siempre retirar las semillas antes de procesarlo).

En segundo lugar, hablemos del cacao. Por años hemos crucificado el chocolate. Que si los barritos, las calorías su alto contenido en azúcar y más. Pero pocas veces analizamos lo procesado que es y el sinfín de productos añadidos que contiene. Cuando hablamos del cacao, el fruto de donde eventualmente se obtiene el chocolate, hablamos de un alimento alto en antioxidantes, muy rico en magnesio, entre otros beneficios. En su estado puro, es bastante amargo, y si se utiliza pulverizado, su contenido en grasa es muy bajo.

Una vez tenemos estos dos productos, lo que sigue es añadirle un punto de sal y el agua necesaria para que se procese e integre por completo y listo. Luego refrigerar para que tome consistencia. El café y la naranja son opcionales, aunque le dan un matiz muy peculiar y aromático al postre. La importancia de adentrarnos en las recetas, los alimentos y cocinar conscientemente es que una vez entendemos el propósito de cada producto, el resto es pan comido. Si, por ejemplo, no tenemos dátiles, es posible que el mousse nos quede muy parecido con pasas rubias. Si lo que buscamos es consistencia y cremosidad, podemos incorporar o reemplazar los dátiles con aguacate. Si desean un sabor parecido al cacao, pero menos estimulante, pueden utilizar polvo de algarroba o “carob”. En fin, las opciones están, ¡a jugar con la creatividad a favor de nuestra salud!

Receta

¿Qué necesito?

Ingredientes

1 ½ taza dátiles sin semillas (Medjool) u 11 unidades

½ taza de polvo de cacao

2 tazas de agua

¾ tazas de cashews

1 cucharada de granos de café

1 cucharada de ralladura de cítrico (mandarina, limón o naranja)

pizca sal (sin refinar)

 

¿Qué hago?

Procedimiento:

Licuar o procesar todos los ingredientes hasta que quede completamente cremoso.

Refrigerar una vez firme.

Decorar con granos de café y la ralladura de cítrico.