Postre

Sorprende a todos con estos deliciosos buñuelos de viento

Aprende a hacerlos con esta sencilla receta y endulza la vida de tus seres queridos

Lusitano1

A grandes y chicos les encanta dar una probadita de dulzor después de las comidas o para merendar a media tarde, por eso uno de los postres más queridos son los buñuelos de viento.

Estos deliciosos bocados de sabor tienen su origen en el siglo 10, cuando la comunidad de judíos sefardíes los elaboraron unos bollos fritos con harina de trigo que denominan bimuelos, en ocasión de la Janucá.

La introducción de estos bollos en la celebración de todos los ''santos'', es una modificación cristiana, por la cercanía con la Janucá judía.

Posteriormente se hicieron muy famosos en Madrid, donde llegaron a ser tan populares como los churros.

Y ahora tú puedes hacerlos en tu hogar, a continuación la receta:

Receta

¿Qué necesito?

Ingredientes:

1 taza harina de trigo

½ cucharadita de sal

2 cucharaditas de polvo de hornear

1 taza de agua

3 cucharadas de mantequilla

4 huevos

Aceite para freír

 

¿Qué hago?

Procedimiento:

Cierne la harina, sal y polvo de hornear.

Coloca el agua en una cacerola mediana y hierve con la sal y la mantequilla.

Añade la harina y mueve rápidamente hasta que se forme una masa que se despegue de la cacerola.

Retira del fuego y deja enfríar.

Añade los huevos uno a uno, batiendo por unos minutos después de cada adición.

Deja reposar por una hora.

Ten un caldero pequeño con 4 o 5 pulgadas de aceite para freír caliente.

Verte los buñuelos por cucharadas en el aceite.

Es preferible que los fría uno a uno o un máximo de dos a la vez.

Los buñuelos subirán a la superficie cuando comiencen a freír.

Con una cuchara grande, verte aceite por encima.

Los mismos deberán voltear solos.

Cuando tengan un color doradito, remueve y deja escurrir en papel toalla.

Una vez escurridos los colocas en un plato o fuente y les viertes el almíbar que hayas preparado o espolvoreas azúcar.

 

Te recomendamos en vídeo: