Postre

Cómo hacer helados caseros fáciles y sin máquinas

A continuación te decimos varias ideas

Lusitano1

Hacer helados en casa es mucho más sencillo de lo que parece. Se pueden hacer sin heladera. Tan solo hacen falta unos moldes para helado, un procesador de alimentos y un congelador donde almacenarlos.

Otra de las ventajas de hacerlos en casa es la posibilidad de elegir ingredientes saludables y de involucrar a los niños en el proceso. Los helados, además, son un postre que gustan a la mayoría de los niños y para los padres es una buena opción de introducirles la fruta (algo que no a todos gusta).

¿Cómo hacer helados caseros saludables?

Los helados son muy sencillos de hacer y las combinaciones infinitas. Tantas como te permita la imaginación: de yogurt, de fruta, de chocolate, tipo magnum, con cobertura de chocolate crujiente, con cobertura de chocolate y frutos secos, etc.

De yogurt y frutas

Estos helados son tan fáciles de hacer como elegir la fruta que queremos (fresas, guineo, frambuesas, mangó, limón) y un yogur griego natural (sin azúcar añadido). Si queremos, podremos añadirle un extra como lascas de chocolate 85% cacao, cacao desgrasado, frutos secos, crema de maní, coco rallado. Para endulzar, se puede sustituir la tentación de añadir azúcar por pasta de dátiles para hacerlo más saludable.

En cuanto a las cantidades, por normal general estos helados se hacen al gusto y paladar de cada uno. Se puede empezar probando con un guineo, un puñado de fresas y un yogur griego natural.

Se mezclan todos los ingredientes en un vaso, se trituran y se rellenan los moldes con la mezcla. Después, los guardamos en el congelador y se esperan unas cuatro horas hasta que estén listos.

Solo de frutas

Otra modalidad ideal para los niños es triturar únicamente la fruta y rellenar con ella los moldes para llevarlos al congelador. Una fruta que se presta mucho a ello es el mangó.

Con cobertura tipo Magnum 

A estas recetas las podemos adornar con una cobertura de chocolate para hacerlos tipo Magnum. Para ello, derretiremos cuatro onzas de chocolate 85% con una cucharada de aceite de coco en el microondas durante un minuto. Esta cobertura se la echaremos a nuestros polos cuando los vayamos a consumir, justo después de sacarlos del congelador. El frío hará que el chocolate derretido con el aceite de coco solidifique hasta obtener la textura deseada.

A esa cobertura le podeos añadir frutos secos, coco rallado y, en general, cualquier cosa que se nos ocurra.

Helado con requesón 

El helado de copa es una modalidad rápida de hacer helado al momento. Para esta receta se necesita únicamente requesón, chocolate 85% y aceite de coco.

Se mete el requesón en un bowl y de ahí al congelador durante 10-15 minutos (sin que llegue a congelarse). Mientras, se derriten dos onzas de chocolate con una cucharadita de aceite de coco en el microondas. Se saca el bowl de requesón de la nevera y se vierte el chocolate derretido hasta que solidifique. Después se mezclan todos los ingredientes y estará listo para comer.

Helado de copa

La versión saludable del helado de copa es también muy fácil de hacer y también se hace al instante.

Para una copa de chocolate se necesitan: dos plátanos cortados en rodajas y congelados, dos cucharadas de mantequilla de cacahuete, y dos cucharadas de cacao en polvo. Se mezclan todos los ingredientes en una procesadora y se sirve al instante.