Actualidad

Aumenta el uso de plataformas de entrega de comidas

Aplicaciones de envío de comidas como Uva!, Uber Eats y Dame Un Bite se han beneficiado de la orden ejecutiva emitida por el gobierno

Lusitano1

Ante el cierre de los salones de establecimientos de comida, para operar únicamente en modalidad de delivery, carry out o servi-carro, en un intento por detener la propagación del COVID-19 en la isla, las plataformas de envío de comidas han visto un aumento en su número de usuarios.

Aplicaciones de envío de comidas como Uva!, Uber Eats y Dame Un Bite se han beneficiado de la orden ejecutiva emitida por el gobierno el pasado domingo que ordenó a establecimientos de comida a operar únicamente en una de las tres modalidades de entrega de comidas.

En el caso de Uva!, desde que comenzó el toque de queda el pasado domingo, la compañía creció un 40% y cada día que pasa un 6%, según compartió a Sabrosia una de las propietarias, Laura Tirado.

Lee también:: Lo que podemos hacer para salvar nuestra industria gastronómica

La aplicación Uva realizaba alrededor de 500 órdenes en un día común antes de la crisis de salud pública que ha amenazado al país, lo que significa que ha visto un aumento de 200 órdenes más a diario, sumando un total de 700 órdenes al día. Cada día que pasa, son 42 órdenes más que logran sumarles a sus pedidos del día.

Como medidas preventivas, la compañía le provee a todos los repartidores y repartidoras dos bultos insulados donde deberán colocar la orden inmediatamente, una vez recibida, para minimizar el contacto, según Tirado.

De acuerdo con la CEO, cada repartidor y repartidora están provistos con sanitizantes de manos y alcohol que “deben tener dentro del carro, para que se laven las manos entre entregas y recogidos, así como están haciendo uso de guantes”.

“Le hemos dicho al cliente que, según lo deseen, pueden especificar que le dejen la orden frente a la puerta para disminuir el contacto entre mensajero y cliente”, expreso Tirado sobre esta opción que muchos usuarios han optado por escoger ante la presencia del virus.

Actualmente, Uva! se encuentra entregando ordenes en un lapso de 25-30 minutos,” versus antes que las entregábamos a 45 minutos”, de acuerdo con Laura.

Lee también: Recomiendan limitar horarios en los supermercados

A este aumento visible en usuarios se suma la aplicación Dame Un Bite, quienes han logrado añadir a su oferta de restaurantes alrededor de 20 locales más desde que entró en vigor el toque de queda, según compartió con este medio el presidente de la compañía, José Ortiz, a la vez que añadió que se encuentren creando la plataforma de otros 20 negocios más, actualmente.

“Los clientes están prefiriendo que la comida se le dejen en las puertas, lo que previene el contacto directo entre repartidor y cliente, para evitar un posible contagio”, expresó el empresario, al asegurar que cada repartidos tiene una orden de desinfectar sus manos y su vehículo entre cada orden.

A diario, Dame Un Bite despachaba alrededor 100-150 a órdenes. Ahora, según Ortiz, realizan alrededor de 200 envíos de comida a diario.

Ortiz prevé que alrededor de 150 restaurantes se unirán a la plataforma próximamente.

Por su parte, Uber Eats no ha hecho público datos sobre su crecimiento en Puerto Rico en los pasados días desde que entró en vigor la cuarentena. No obstante, la compañía si anunció que generarán esfuerzos para apoyar a las pequeñas y medianas empresas, así como a los propietarios y operadores de restaurantes independientes, frente a los desafíos sin precedentes que enfrenta la industria restaurantera por la propagación del COVID-19.

Esta situación no es la realidad para una gran cantidad de restaurantes locales que han tenido que cerrar sus puertas indefinidamente ya que no le es factible integrar servicio de pick up, carry out o hacer entregas de comida a domicilio.

 

Te recomendamos:

Restaurante local llevará comida a personal médico de los principales hospitales del país

El personal visitará el Hospital Auxilio Mutuo, HIMA de Caguas, Doctor Center en San Juan, Federico Trilla de la UPR de Carolina y Centro Médico